24
Vie, Mar
0 New Articles

Bienvenida la paz

Comunidades afrodescendientes e indígenas fueron escuchadas en la Mesa de Diálogos de La Habana

Por: Camilo Raigozo

 

Durante los pasados 26 y 27 de junio las delegaciones de paz del Gobierno Nacional y de las FARC EP sostuvieron conjuntamente reuniones con representantes de los pueblos y comunidades indígenas de Colombia, así como con  las expresiones organizativas de comunidades negras, afrocolombianas, raizales y palenqueras.

 

Representantes de las comunidades afrodescendientes e indígenas reunidas con las delegaciones de las FARC EP y del Gobierno: Foto: Paz-Farcep.

 

En las reuniones las comunidades indígenas y afros entregaron a la mesa de conversaciones entre el gobierno y las Farc EP insumos para la “construcción de un enfoque étnico diferencial que irradiará el punto 6 del Acuerdo General. Los participantes expresaron su respaldo al proceso de paz”, según el comunicado conjunto número 78 divulgado públicamente el pasado 27 de junio.

 

En la mañana del domingo 26, en la Mesa de Conversaciones recibieron a representantes de los pueblos y comunidades indígenas, representados en la  Organización Nacional Indígena de Colombia, ONIC, la Confederación Indígena Tayrona, Organización de los Pueblos Indígenas de la Amazonía, Opiac, Organización Zonal Indígena del Putumayo, el Cabildo Mayor de la Zona del Bajo Atrato y Autoridades Tradicionales Indígenas de Colombia Gobierno Mayor.

 

El mismo domingo en horas de la tarde el encuentro fue con representantes de la Coordinación Nacional de Pueblos Indígenas de Colombia, la Asociación de Cabildos Indígenas del Tolima, el Consejo Regional Indígena de Arauca, la Consejería de Autoridades del pueblo Wounaan, el Consejo Regional Indígena Pueblo Nasa del Putumayo y el Cabildo Monaya Buinaima.

 

Comunidades indígenas y afrodescendientes aportaron insumos a la Mesa de Diálogos de La Habana. Foto: Paz-farcep.

 

Así mismo, el día siguiente, lunes 27 de junio, el turno les correspondió al Consejo Nacional de Paz Afrocolombiano, la Asociación de Pequeños y Medianos Mineros del Chocó, Asomichocó, las Comunidades Construyendo Paz desde el Territorio, Conpaz, La Coordinación Nacional de Organizaciones y Comunidades Afrodescendientes, Conafro, Chao Racismo y Poder Ciudadano. 

 

“La paz territorial sólo será posible, en más del 30 por ciento del territorio rural del país, si se incluyen los grupos étnicos que lo habitan, la riqueza de su experiencia en la construcción de paz, y el valor de sus derechos como mecanismos de prevención de nuevos conflictos en la implementación de los acuerdos”, dice el comunicado de las delegaciones de paz, quienes reiteraron su compromiso con el respeto y protección de la diversidad étnica y cultural.

 

Bogotá vivió con alegría el adiós a la guerra

Por: Camilo Raigozo

 

Con carteles los capitalinos expresaron su apoyo a la paz. Foto: Camilo Raigozo.

 

Al medio día de esta fecha trascendental para los colombianos, 23 de junio de 2016, centenares de personas de todas las edades, tendencias políticas y  razas, se reunieron en la carrera séptima con Avenida Jiménez,  en el centro de Bogotá, para expresar su apoyo y alegría al cese bilateral del fuego anunciado simultáneamente desde La Habana.

 


 Diversas expresiones de felicidad por la paz en Colombia. Foto: Camilo Raigozo.

 

Los capitalinos allí reunidos siguieron paso a paso los acontecimientos protocolarios en La Habana a través de la cadena internacional Telesur en una pantalla gigante instalada en el sitio mencionado. Con banderas, bombas, carteles, gritos, pitos, vítores, abrazos y lágrimas, expresaron su regocijo por la buena noticia de la paz.

 

Foto: Camilo Raigozo.

 

Y es que el motivo de la alegría no era para menos, pues en La Habana se estaba poniendo fin a la tragedia colombiana, iniciada 52 años atrás por el régimen, en cabeza del Álvaro Uribe de la época, el nefasto presidente conservador Guillermo León Valencia, abuelo de la uribista pura sangre, la también nefasta senadora Paloma Valencia, más conocida como "Paloma Violencia". 

 

Una tragedia que se hubiera evitado, si la oligarquía de la época encabezada por el presidente Valencia, no hubiera sido tan canalla y mezquina con los labriegos de la zona de Marquetalia, sur del Tolima, orientados estos por el legendario campesino Pedro Antonio Marín, hoy más conocido cómo Manuel Marulanda Vélez o Tirofijo.

 

El oprobio del régimen obligó a los campesinos a alzarse en armas para proteger su vida y conquistar sus derechos. En el centro Manuel Marulanda Vélez y a la derecha Jacobo Arenas. FoTO: Internet. 

 

Como lo recuerda la historia, las modestas peticiones de los labriegos de Marquetalia al gobierno era la apertura de vías de comunicación, escuelas, puestos de salud, financiamiento económico para sus cosechas y sobre todo, que los dejara trabajar y vivir tranquilos, sin persecuciones, agresiones, ni represiones. 

 

Sin embargo Valencia hizo todo lo contrario, acatando sumisamente los dictados de Washington. En mayo de 1964 envió más de cinco mil soldados por tierra y aire con la misión de arrasar con los campesinos.

 

El presidente Juan Manuel Santos y el máximo comandante de las FARC EP', Timoleón Jiménez, con el testimonio del presidente de Cuba Raúl Castro, firmaron el acuerdo del cese bilateral del fuego y la terminación de la tragedia colombiana. Foto: Telesur.

 

El resultado final de la gigantesca operación, fue que los 48 campesinos atacados, no solamente lograron salvar sus vidas, sino que se vieron obligados a empuñar las armas para defender sus derechos dando origen a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia Ejército del Pueblo, FARC EP.  

 

Las mismas FARC EP que 52 años, 27 días y 8 horas después, en la Mesa de Diálogos de La Habana, Cuba, firmaron conjuntamente con su contra parte, el Gobierno Nacional de Colombia, el cese bilateral del fuego y el fin de la tragedia del pueblo colombiano, sin haber sido derrotadas.

Diálogos de paz

“Con éxito llegamos al Acuerdo para el Cese Bilateral al fuego”: comisiones de paz del Gobierno Nacional y de las FARC EP

Por: Camilo Raigozo

 

En un comunicado firmado este 22 de junio de 2016 conjuntamente por las delegaciones de paz del Gobierno Nacional y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia Ejército del Pueblo, FARC EP, informaron que llegaron con éxito al Acuerdo para el Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo, lo que significa el fin del conflicto social y armado que por más de medio siglo llenó de llanto y dolor a los colombianos.

 

A continuación el texto íntegro del comunicado conjunto:

 

La Habana, Cuba, 22 de junio de 2016

 

Las delegaciones del Gobierno Nacional y de las FARC–EP  informamos a la opinión pública que hemos llegado con éxito al Acuerdo para el Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo; la Dejación de las armas; las garantías de seguridad y la lucha contra las organizaciones criminales responsables de homicidios y masacres o que atentan contra defensores de Derechos Humanos,-

 

movimientos sociales o movimientos políticos, incluyendo las organizaciones criminales que hayan sido denominadas como sucesoras del paramilitarismo y sus redes de apoyo, y la persecución de las conductas criminales que amenacen la implementación de los acuerdos y la construcción de la paz.

 

El evento estará encabezado por el Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, el  comandante de las FARC-EP, Timoleón Jiménez, y por los países garantes. Por Cuba, el Presidente Raúl Castro, y por Noruega, el Canciller, Borge Brende. También estarán en representación de los países acompañantes, la Presidenta de Chile, Michelle Bachelet y de Venezuela, el Presidente Nicolás Maduro. 

 

La ceremonia contará con la presencia, como invitado especial, del Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, quien estará acompañado por el Presidente del Consejo de Seguridad y el Presidente de la Asamblea General.

 

Igualmente asistirá el Presidente de República Dominicana, en calidad de Presidente de la CELAC; el presidente de El Salvador, y los enviados especiales para el proceso de paz de los Estados Unidos y de la Unión Europea. 

 

Los acuerdos se darán a conocer mañana al mediodía en el salón de protocolo de El Laguito. 

 

 

Bienvenida la paz

Adiós a la guerra: Gobierno de Colombia y FARC-EP firman cese al fuego definitivo

 

Se establecerá una hoja de ruta para que en 180 días después de la firma de la paz definitiva se haya terminado la dejación de armas.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo (FARC-EP) y el Gobierno colombiano firmaron este jueves el esperado acuerdo del cese al fuego bilateral y definitivo, un paso decisivo para poner fin a un conflicto interno de más de 50 años.

 

El acuerdo del cese al fuego no es el último paso del proceso paz colombiano, pero es el más importante porque las partes se comprometen a cesar las operaciones militares ofensivas y dar por terminada la confrontación y uso de las armas en la política..

 

El garante de Cuba, Rodolfo Benítez, leyó el comunicado conjunto número 76 con los puntos en los que se llegó a acuerdos: cese al fuego y dejación de armas; acuerdo sobre garantías de seguridad y lucha contra las organizaciones criminales incluyendo las denominadas sucesoras del paramilitarismo y sus redes de apoyo; y acuerdo sobre refrendación.

 

El documento establece que una vez entre en vigencia el acuerdo a partir del primer día, “la Fuerza Pública reorganizará sus esquemas para que las FARC-EP puedan retornar y reorganizarse en 23 zonas".

 

A partir del día cinco se “desplazarán a esas zonas siguiendo las rutas establecidos en el acuerdo”.

 

Serán 23 zonas veredales transitorias de normalización, que tienen como objetivo la dejación de armas y la reincorporación de la vida civil de los guerrilleros. Serán ocho campamentos, indicó el garante de Cuba.

 

Así mismo, las FARC-EP designarán a 60 integrantes –hombres y mujeres- que podrán moverse por diferentes zonas del país para dar cumplimiento a lo acordado.

 

“También designarán 10 personas que podrán moverse a nivel municipal en cumplimiento con tareas relacionadas con el acuerdo de paz”, incluye el acuerdo. Se garantizará a todos los rebeldes medidas de seguridad.

 

“Alrededor de cada zona habrá una zona de seguridad donde solo habrá equipo de monitoreo. Será de un kilómetro a la redonda”, leyó Benítez.

 

Las delegaciones, en el acuerdo, pidieron al secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, agilizar la misión técnica que se encargará de verificar la dejación de armas.

 

Sobre la dejación de armas, el acuerdo anunciado fija que existirá solo un “punto de almacenamiento donde estarán los contenedores en los que estarán las armas. Siempre resguardadas por el mecanismo de monitoreo de la ONU”.

 

Al firmar el cese al fuego ambas partes se comprometen a contribuir al surgimiento de una nueva cultura que proscriba la utilización de las armas en el ejercicio de la política.

 

Además, asumen trabajar por lograr un consenso nacional en el que todos los sectores apuesten por un ejercicio de la política en el que primen los valores de la democracia y el debate civilizado y no haya espacio para la intolerancia y la persecución por razones políticas.

 

Se establecerá una hoja de ruta para que a más tardar a 180 días después de la firma del acuerdo final se haya terminado el proceso de dejación de las armas.

 

El objetivo del presente acuerdo es la terminación definitiva de las acciones ofensivas entre la fuerza pública y el grupo insurgente.

 

Se crearán las condiciones para la implementación del acuerdo final y preparar la institucionalidad y al país para la reincorporación a la vida civil de las FARC-EP.

 

El mecanismo de monitoreo y verificación será tripartito y estará integrado por representantes del Gobierno colombiano, la fuerza pública, las FARC-EP y un componente internacional constituido por la Misión Política de observadores no armados de la ONU, integrada principalmente por observadores de los países miembros de la CELAC.

 

Esta Misión Política presidirá en todas las instancias el monitoreo y se encargará de dirimir controversias, presentar recomendaciones y generar reportes.

 

Desde el día después de la firma del acuerdo firmal la fuerza pública reorganizará las tropas para facilitar el desplazamiento de las estructuras de las FARC-EP a las zonas y para dar cumplimiento al acuerdo del cese al fuego. Desde el día 54 las comisiones de los frentes de la insurgencia se desplazarán a las zonas siguiendo las rutas establecidas de común acuerdo. 

 

Serán 23 zonas territoriales, temporales y transitorias y 8 campamentos. En cada una habrá equipos de monitoreo local, facilidades para el acceso y tendrán una extensión razonable con límites que correspondan a la vereda donde se ubican, los cuales podrán ser ampliados previo acuerdo.

 

La salida de combatientes de las FARC-EP de los campamentos se hará sin armas y de civil. En este punto, las partes acordaron el compromiso de que no haya ninguna limitación en el normal  desenvolvimiento de la vida de las comunidades.

 

Las autoridades civiles no armadas permanecerán y continuarán ejerciendo sus funciones en las zonas.

 

¿Cuáles son las bases del conflicto armado colombiano?

 

En el hecho histórico participaron el mandatario colombiano Juan Manuel Santos y el comandante de las FARC-EP, Timoleón Jiménez. También están presentes el presidente de Cuba, Raúl Castro y representantes de los países garantes.

 

Como "países acompañantes" estuvieron la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, y el jefe de Estado venezolano, Nicolás Maduro. El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, diplomáticos de EE.UU. y la Unión Europea también presenciaron el evento.

 

 

Tomado de : http://www.telesurtv.net/news/Adios-a-la-guerra-Gobierno-de-Colombia-y-FARC-EP-firman-cese-al-fuego-definitivo-20160323-0004.html

 

Acabar la violencia política es uno de los propósitos de los acuerdos de La Habana

Por : Lina Cárdenas

 

En el foro “Tesis sobre la paz en Colombia” que se realizó en la Universidad del Valle, distintos analistas manifestaron la importancia de la incursión en política de las FARC como el primer paso para acabar con el conflicto armado en el país.

 

 

 Para Héctor Alonso Moreno, politólogo de la Universidad del Valle, el único impedimento para que la insurgencia pueda hacer política en Colombia, es el sector elitista y dueño de las grandes industrias del país que históricamente han atacado toda forma de pensamiento diferente.

 

La resistencia civil contra la paz promulgada por el senador Álvaro Uribe y su partido político Cetro Democrático, según Javier Fayat, son similares a las que adelantó el expresidente Laureano Gómez que llevó a la violencia conservadora de los años 50.

 

El politólogo Héctor Alonso Moreno desvirtuó a los uribistas que aseguran que no puede haber paz con impunidad cuando se refieren a los diálogos en La Habana.

 

Los analistas coincidieron en que es importante que en Colombia se pueda hacer política sin armas, por lo que se debe eliminar el discurso guerrerista que manejan ciertos sectores económicos e industriales del país.

 

 

Tomado de: http://www.pazificonoticias.com/acabar-la-violencia-politica-es-uno-de-los-propositos-de-los-acuerdos-de-la-habana/

Más artículos...