24
Vie, Mar
0 New Articles

Denuncias contra la empresa Agroindustrial San Rafael resultaron ciertas

Nacional

 

Por Camilo Raigozo

 

La Junta directiva del Sindicato Nacional de trabajadores Agroindustriales de Colombia, Sintragrancol, hizo saber a la opinión pública a través de un comunicado, que sí es cierto que la empresa Agroindustrial San Rafael ha venido violentando los derechos laborales y sindicales de los trabajadores.

Sintragrancol había denunciado que en la finca San Rafael ubicada en la zona bananera del Magdalena, cuya propiedad es de la empresa mencionada, esta venía ofreciendo prebendas y un pacto colectivo a los trabajadores para que renunciaran a Sintragrancol, lo cual se traduce en el delito de persecución sindical.

Aunque la empresa niega la veracidad de estas denuncias, quedó evidenciado –según la fuente- que en el último pago la empresa no realizó los descuentos sindicales a los trabajadores, sin justificación alguna remitida al sindicato.

Así mismo el pasado 31 de agosto Jairo Jaramillo, directivo de la empresa, reunió a los trabajadores de esa finca y les dijo, entre otras cosas, que el pacto colectivo se empezará a cumplir a partir de enero de 2017. Algunos trabajadores le preguntaron la fecha en que va a pagar el bono prometido de $150.000 pesos.

Estos hechos demuestran que las denuncias que el sindicato había hecho resultaron ciertas. “Esta empresa engañosamente, coacciono a los trabajadores para que se desafiliaran de Sintragrancol. ¿Si a la empresa no le cuesta un solo peso el sindicato, cuál es el interés que los trabajadores renunciaran?”, se preguntan los asalariados sindicalizados.

Ellos mismos respondieron que los motivos de estas acciones ilegales de los empresarios se deben a que en diciembre próximo se vence la convención colectiva de trabajo vigente y para evitar otra nueva recurren a un pacto colectivo donde hacen lo que quieren con los trabajadores.

Algunos hechos que han ocurrido en esta finca

Antes de llegar la organización sindical a esta empresa, no obstante habiendo un pacto colectivo, los precios en varias ocasiones los congelaron hasta que el patrón rompió ese acuerdo, diciendo que la finca era de él y era quién mandaba, para no aumentar los precios en algunos años.

Para que los trabajadores firmaran ese pacto colectivo los engaño ofreciéndoles un bono de 100.000 pesos que nunca les pagó.

A la mitad de los trabajadores los mantenía como ocasionales, sin pagarles dominicales, festivos, prestaciones sociales, etc. Hoy gracias a la convención colectiva con el sindicato los trabajadores lograron que fueran contratados directamente como lo ordena la ley.

En la negociación pasada, para que aumentara los salarios acordes con el IPC se logró que pagara 20 premios sindicales por año, prima de vacaciones de 20,000 pesos, auxilios de nacimiento por hijo 18,000 pesos, auxilio para educación de los hijos 18,000 pesos y prima de navidad de 30,000 pesos.

Sin embargo los trabajadores tuvieron que hacer una huelga de nueve días para que la empresa cumpliera, gracias a Sintragrancol.

Entre los abusos está el despido de los trabajadores que conformaron las comisiones obreras para  reclamar aun siendo miembros del sindicato y por lo tanto con el fuero legal que este otorga.

El trabajador Raúl Iglesias se dejó “engatusar” de Jairo Jaramillo quien inicialmente lo puso de coordinador. Cuando ya no tuvo fuero sindical lo despidió sin justa causa.

La liquidación de cesantías, intereses y vacaciones las viene pagando sobre 365 días al año, cuando la ley estipula que se debe liquidar sobre 360 días. Tampoco paga el salario básico establecido en la convención colectiva y la ley.

De igual forma las primas semestrales las liquida sobre 182 días y no sobre 180. No paga los compensatorios que por ley tienen derecho los trabajadores. Así mismo les descuenta de manera ilegal a los trabajadores el valor de herramientas de trabajo que se roban o desaparecen.

Lo que le queda a un trabajador que labora 14 días en esta finca:

En la catorcena pagada el pasado 20 de agosto, en promedio los 36 trabajadores ganaron $450,000. Los descuentos, además de los de ley, para algunos trabajadores fueron:

Ahorro del trabajador manejado por la empresa: $50.000. Aporte al fondo de empleados también manejado por la empresa: $20,000. Descuento por los aspersores perdidos: $40,000. Préstamo del fondo: $66,000.

En esta catorcena al trabajador le quedó para sostener a su familia $239,000. 

El pasado 18 de mayo fue radicada una querella en el Ministerio de Trabajo, por considerar que la empresa durante los años 2015 y 2016 no ha pagado el salario básico legal, ni se está cumpliendo lo pactado en la convención colectiva. Sin embargo, inexplicablemente el Ministerio de Trabajo trasladó la querella para Medellín y hasta la fecha los trabajadores no han recibido respuesta.