29
Sáb, Abr
0 New Articles

Por intransigencia de la empresa Agroinversiones La Ceiba no hubo arreglo directo con los trabajadores

Nacional

 

Por: Camilo Raigozo

 

El Sindicato Nacional de Trabajadores Agroindustriales de Colombia, Sintragrancol, denunció que el pasado 12 de septiembre terminó sin acuerdo la etapa de arreglo directo de negociación del pliego de peticiones entre este sindicato y la empresa Agroinversiones La Ceiba.

 

Según la dirigencia de Sintragrancol el resultado negativo de las negociaciones preliminares se debió a la intransigencia de los empresarios a ofrecer salarios dignos y acordes con la inflación y el costo de vida.

 

Agroinversiones La Ceiba, finca El Porvenir, donde se presenta el litigio laboral, están ubicadas en la zona bananera del departamento del Magdalena

 

En esa finca hay trabajadores con más de 20 años de servicio y a pesar de que durante todo este tiempo han pertenecido al sindicato Sintrainagro, en los últimos ocho años han perdido condiciones salariales, laborales y sindicales, a causa de que este sindicato favorece los intereses de los empresarios contra los derechos de los trabajadores.

 

En la última convención colectiva de trabajo entre el sindicato patronal y los empresarios se convinieron aumentos salariales irrisorios que muchas veces quedan por debajo del salario mínimo legal.

 

Trabajadores de Sintragrancol de la empresa Agroinversiones La Ceiba, finca Porvenir en asamblea informativa. Foto: Sintragrancol.

 

Los incrementos para las labores en el año 2015 y 2016, fueron apenas de 3,66 por ciento. Así mismo los auxilios, catalogados como miserables por los obreros, fueron del siguiente orden: prima de 25.000 pesos; prima de navidad 28.000 pesos; auxilio de educación para los hijos 18.850 pesos y auxilio por muerte del trabajador 157.300 pesos.

 

“Qué hacemos con estos “logros” extralegales y salariales, cuando el aumento del costo de la canasta familiar ha sido por encima de 6 y 7 por ciento y en el caso de los últimos 12 meses supera el 8,1 por ciento, según cifras del DANE”, resalta el documento.

 

En los ofrecimientos de Agroinversiones La Ceiba a Sintragrancol en la negociación que acaba de terminar sin acuerdo, están la de quitar los auxilios extralegales exceptuando solo los de muerte del trabajador, el cual baja a 100,000 pesos y el de navidad, el cual baja a 25.000 pesos. Además ofreció un aumento salarial de apenas el 3,3 por ciento para los años 2017 y 2018.

 

Por esta circunstancia Sintragrancol le solicitó a la empresa, permiso para realizar con los trabajadores una reunión informativa en la finca, la cual fue negada. Al respecto el representante de los empresarios Gustavo Gómez dijo que no podía dar el permiso porque estaban en periodo de embarque.

 

Sin embargo la empresa si le dio permiso al otro sindicato para que se reuniera con sus afiliados en la misma finca y a la misma hora. “Ahí se puede ver la complicidad que hay entre la empresa y la dirigencia del otros sindicato para mantener a los trabajadores con salarios de hambre”, expresó Sintragrancol.

 

Ante la negativa del permiso, el sindicato, en cabeza del asesor Pablo Elías Vargas, se presentó en la entrada de la finca para informar a los trabajadores el estado en que quedaron las conversaciones, la orientación de los pasos a seguir según la ley y protestar ante la intransigencia del empleador a dar solución a las peticiones hechas por la organización sindical.

 

 Trabajadores prestos a la reunión informativa. Foto: Sintragrancol.

 

Emerson Yepes, administrador de la finca, trató de sabotear la reunión abriendo el portón para que los trabajadores ingresaran a laborar, por lo que el asesor Pablo Elías Vargas pidió a los trabajadores cerrar la entrada para evitar el saboteo. Esto causó que un trabajador fuera llamado a descargos.

 

Sintragrancol espera que la empresa cumpla con no tomar represalias contra ningún trabajador involucrado en el actual conflicto.

 

Una vez terminada la reunión y cuando los asalariados se dirigían a sus sitios de trabajo se presentó Gustavo Gómez, negociador de la empresa, quien tiene fama en la región de perseguir y estigmatizar a los afiliados a Sintragranol.  

 

Gómez advirtió que quién no estuviera en la empacadora en menos de 10 minutos no tendría trabajo. Igualmente los amenazó con hacer llegar la Policía y de despedir más trabajadores.

 

El sindicato recuerda que cuando Gómez era gerente de producción de la finca San Pedro en el año 2014, con la ayuda de los escuadrones Esmad de la Policía despidió a más de 100 trabajadores. Por este caso la empresa Agrobanano, propietaria de la finca, fue condenada por el Juzgado Laboral de Ciénaga a reintegrar a estos trabajadores y a pagarles los salarios dejados de recibir desde el momento del despido.

 

El sindicato tiene conocimiento de que las empresas Agrobanacaribe, Agrobanano, Agroinversiones La Ceiba y Agroorganicos, son propiedad de la familia Díaz-Granados, cuyos miembros son reconocidos políticos en la región.

 

En estas empresas los funcionarios se rotan los diferentes cargos entre sí, de tal manera que las políticas son idénticas para explotar a los trabajadores. En las mismas, al momento de aceptar a un nuevo trabajador lo obligan a firmar la afiliación al sindicato patronal Sintrainagro. Así mantienen engañados a los trabajadores en cada negociación saliendo beneficiado el conglomerado empresarial de esta familia. 

 

“Nuestro llamado es a todas las organizaciones nacionales e internacionales  de clase a que denuncien la situación que vivimos los trabajadores bananeros de la histórica Zona Bananera del Magdalena, que a pesar que han transcurrido 88 años de la conocida Masacre de las Bananeras de 1928, hoy los trabajadores seguimos siendo explotados, marginados y estigmatizados, por los gamonales y empresarios de la región”, expresa finalmente el comunicado.