Cronología de las maniobras y abusos de los empresarios contra los afiliados a Sintragrancol

Por: Camilo Raigozo

 

El Sindicato Nacional de Trabajadores Agroindustriales de Colombia, Sintragrancol, denunció este 27 de julio las siguientes maniobras y abusos de los empresarios y sus representantes,  contra los trabajadores afiliados a este sindicato en las fincas Nabusimaky y La Lucha y otras:

 

El pasado 8 de mayo un grupo de trabajadores de las fincas mencionadas contactaron a los dirigentes de Sintragrancol y les manifestaron que en estas fincas había cerca de 30 trabajadores con tiempo de trabajo que oscila entre cuatro meses y 19 años.

 

Trabajadores de Sintragrancol en un taller de Comunicaciones. Foto: Sintragrancol.

 

Según  el documento el propietario de estas fincas es Santiago Vives Prieto, quien les paga a los trabajadores menos del salario mínimo vigente legal; no les paga dominicales, festivos, prestaciones sociales, auxilio de transporte, seguridad social, fondo de pensión y nunca les ha entregado dotaciones, entre otras anomalías.

 

Vives Prieto paga los salarios a través de una tienda del pueblo, donde los obreros se ven obligados a comprar los víveres. Por los salarios paupérrimos no les alcanza para pagar lo que han sacado fiado y para la adquisición de la canasta básica familiar. Ante los abusos los trabajadores decidieron afiliarse a Sintragrancol.

 

El 11 de mayo el sindicato presentó un pliego de peticiones, sin haber obtenido respuesta dentro del tiempo que estipula el Código Sustantivo del Trabajo, por lo que el sindicato solicitó  la intervención del Ministerio de Trabajo de Ciénaga. El ministerio citó a Vives Prieto en dos ocasiones pero este hizo caso omiso.

 

Sin embargo, a finales de mayo Vives se comunicó con el asesor sindical Pablo Elías Vargas, con quien se reunió el 31 del mismo mes en la oficina del abogado Eduardo Barreneche, ubicada en el edificio Santa Rita, en Santa Marta. Vives presentó a Barreneche como su socio y negociador del pliego por parte del empleador, dándose así inicio a la etapa de arreglo directo, tal como consta en el acta 01, firmada por la comisión negociadora del sindicato, Santiago Vives Prieto y Eduardo José Barreneche, en representación del empleador.

 

A los pocos días de haber sido presentado el pliego, el administrador de la finca Nabusimaky le informó verbalmente a Víctor Martínez Bonett, quien llevaba cuatro meses laborando en la finca, con contrato verbal y en las condiciones antes mencionadas, afiliado a Sintragrancol, que no tenía más trabajo.

 

Luego, según versión de los trabajadores, Santiago Vives Prieto se presentó en Nabusimaky y entregó dotaciones a los obreros (nunca antes lo había hecho), les ofreció dinero y la firma de un pacto colectivo con, supuestos, mejores beneficios de los que lograrían por medio del sindicato.

 

Los trabajadores que se habían nombrado como negociadores del pliego de la finca La Lucha, le informaron al asesor Pablo Vargas que no se harían presentes en la mesa de negociación, porque ya habían arreglado directamente con Vives Prieto. Sin embargo a esa fecha el sindicato no había recibió las renuncias de estos trabajadores.

 

Trabajadores en el momento de votar la huelga. Foto: Sintragrancol.

 

Mientras esto ocurría en las dos fincas, las comisiones negociadoras continuaban la discusión del pliego de peticiones como consta en las actas 2 y 3 firmadas por las partes, hasta que el 8 de julio anterior, el abogado Eduardo Barreneche se comunicó con Pablo Vargas y le informó que la empresa decidió no seguir negociando por un problema que se presentó con los dueños de la finca. Esto sucedió el día anterior del cierre de la prologa de la etapa de arreglo directo.  

 

Días después la secretaria de Vives envió al correo electrónico de Pablo Vargas, una comunicación entregada al Ministerio de Trabajo de Ciénaga, en la que manifestó, entre otras cosas, que no puede seguir negociando el pliego de peticiones porque él no es el dueño de la finca Nabusimaky, ya que esta pertenece a la compañía Vives Castro y Cia. y que por desconocimiento de las normas laborales y error del sindicato al haberle presentado a él el pliego, sin ser el representante legal de la empresa.El sindicato acusa a Vives de pretender desconocer las normas del Código Sustantivo del Trabajo.

 

Dentro de los términos establecidos por la ley, el 13 de Julio, 9  de los 16 trabajadores permanentes en la finca Nabusimaky y de los 13 afiliados hasta ese momento a Sintragrancol, optaron por la huelga de acuerdo a la ley.

 

Realizado este proceso la comisión del sindicato asignado para esta tarea se trasladó a la finca La Lucha, para realizar la votación entre la huelga o el tribunal, encontrando que de los 5 afiliados de esta finca a Sintragrancol, renunciaron 4, los cuales manifestaron que se retiraban porque habían negociado con Santiago Vives unos dineros y habían acordado un pacto colectivo.

 

El abogado Eduardo Barreneche, manifestó que esta finca, si era propiedad de Santiago Vives Prieto. Los trabajadores le expresaron su voluntad de seguir negociando el pliego de peticiones para llegar a un acuerdo definitivo en la finca Nabusimaky donde aun quedan afiliados al sindicato.

 

El 18 de julio Barreneche hizo llegar a las oficinas del sindicato las cartas de dos trabajadores en las que manifestaban su retiro del mismo.

 

Asmblea de Sintragrancol. Al fondo el asesor Pablo Vargas. Foto: Sintragrancol

 

El 21  de julio Santiago Vives reunió a los trabajadores más antiguos y les ofreció pagar entre 9 y 20 millones de pesos, haciendo compromisos de pago y entregando cheques por 5 y 6 millones de pesos. También les ofreció un pacto colectivo con la condición de que renunciaran al sindicato.

 

Dentro de los términos de ley, el 22 de julio los trabajadores de la finca Nabusimaky declararon la hora cero de la huelga general comunicándoselo al coordinador de la finca, quien respondió que quienes quisieran podían ir a trabajar, haciendo caso omiso de las normas legales.

 

Previendo lo que podría pasar, el sindicato envió un oficio a la estación de Policía de la Zona Bananera, para que garantizara el normal desarrollo de la huelga, tal como lo contempla el artículo 448 del CST, pero ningún agente hizo presencia. Sin embargo la Policía si fue muy diligente al llamado de los empresarios para presionar a los huelguistas a que dejaran trabajar a quien quisiera. Los agentes policiales se retiraron sin acatar la solicitud de la organización sindical.

 

En la mañana de ese día el coordinador de la finca, se paseó desafiante con un machete y tomándole fotos a quienes se encontraban en el lugar. En la tarde el Ministerio de Trabajo de Ciénaga se hizo presente en la finca en compañía abogado Barreneche. El coordinador general y representante de la empresa en esa diligencia de nombre Darío, anunció que 5 de los 13 trabajadores, habían laborado ese día.

 

En la diligencia el sindicato dejó constancia de la voluntad de los trabajadores para continuar la negociación y de activar el plan de contingencia para el cuidado del cultivo, tal como lo señala las leyes. Ante esto la empresa guardó silencio.

 

Al momento de terminar la diligencia y cuando todos se disponían a retirarse, el coordinador manifestó en voz alta, que al día siguiente, (sábado 23), daría trabajo a quienes así lo quisieran, logrando convencer a 6 trabajadores. El lunes 25 asistieron 8 trabajadores y solo acataron la huelga 6 obreros.

 

Ante esta situación, en común acuerdo los seis trabajadores restantes decidieron levantar la huelga y someter el conflicto laboral a un tribunal de arbitramento. Para los días de corte y empaque estas empresas vinculan a más de 20 trabajadores, a los cuales no les pagan ni el mínimo legal, los hacen trabajar más de 10 horas diarias y sin ninguna clase de garantías contempladas en la ley.

 

Finca San Rafael

 

Tal como ha sido denunciado, en esta finca con la ayuda de esquiroles (obreros traicioneros), según los trabajadores, la empresa viene ofreciendo 100.000 pesos, para que los obreros se acojan a un pacto colectivo y renuncien al sindicato. Por esta situación la organización sindical le envió un oficio a la empresa, para que confirmara o desmintiera estas denuncias, ya que de ser ciertas constituyen una violación al derecho a la libre asociación sindical. Al cierre de esta nota el sindicato no había obtenido respuesta.

 

La empresa reunió a los trabajadores y ante ellos señaló y calumnió al asesor del sindicato, Pablo Elías Vargas Mantilla, quien también es miembro del comité ejecutivo de Fensuagro.

 

En cabeza de Luis Jaramillo y de la secretaria de la finca acusaron a Pablo Vargas, entre otras cosas, de que en un comunicado había insultado e irrespetado a los trabajadores afiliados a Sintragrancol, que fue expulsado de otra organización y que es el responsable del paro en la finca San Pedro. Según la denuncia, Jaramillo tildó de guerrilleros a los trabajadores que optaron por afiliarse a Sintragrancol.

 

El dirigente y asesor sindical Pablo Elías Vargas. Foto Internet.

 

Esto se viene presentando –conceptúa el sindicato- con la pretensión de debilitar a la organización sindical, ya que el próximo fin de año se vence la convención colectiva y se presentará un nuevo pliego de peticiones. Varios trabajadores han caído en la trampa a sabiendas del engaño que ya ha sucedido en años anteriores.

 

Finca Villagrande

 

En esta empresa luego del regreso de un grupo de trabajadores al otro sindicato de la zona, continúa la persecución y despido de los trabajadores que rechazan las políticas de la empresa en complicidad con esa organización sindical.

 

A mediados del año pasado 14 trabajadores renunciaron a Sintragrancol y regresaron a Sintrainagro, lo que los llevó a una mala negociación y a un retroceso de las conquistas laborales y salariales alcanzadas.

 

La empresa ha despedido sin justa causa a tres trabajadores de Sintragrancol, el último de ellos el pasado 22 de julio, lo que es una clara persecución sindical

 

También despidieron a los trabajadores Jaime Varela y Carlos Rocha, por haber denunciado los atropellos a pesar de que llevaban más de 20 años vinculados a la empresa. Sin embrago el tiempo para liquidarles la indemnización lo toman desde el año 2013.  

 

“Como podemos ver, estos empresarios, violan todas las normas legales y derechos laborales y sindicales, contemplados en nuestra legislación laboral y tratados internacionales”, expresaron finalmente la junta directiva y la comisión negociadora de Sintragrancol.

 

Sabana de Torres, Santander

Denuncian a la empresa Aceites Oro Rojo por persecución laboral y sindical

Por: Camilo Raigozo

 

Mediante un comunicado firmado por las directivas del sindicato Sintrapalmas seccional Sabana de Torres, Santander, el pasado 15 de julio, denunciaron que la empresa Procesadora de Aceites Oro Rojo Ltda., domiciliada en esa localidad, viene atropellando y vulnerando los derechos de los trabajadores afiliados a ese sindicato.

 

Trabajadores de la palma en proceso organizativo. Foto: Vanguardia.

 

Según la denuncia, el personal de administración en cabeza del director administrativo viene haciendo una serie de señalamientos  y acusaciones contra los ayudantes y operarios de forma repetitiva y violenta, lo cual genera angustia y zozobra.

 

El administrador amenaza a los obreros gritándoles que va a dar por terminado varios contratos de trabajo por culpa de una supuesta crisis – que no existe según el comunicado-  de la que culpa al sindicato de haberla generado.

 

“Cómo si el sindicato fuera quien manejara las finanzas y la contabilidad de las empresas, donde para el personal administrativo si no hay crisis, ya que ellos si cuentan con excelentes salarios”, dice un aparte del documento.

 

Igualmente los trabajadores les recuerdan a los empresarios que son ellos los responsables de la administración de las finanzas y de la contabilidad sana de sus empresas, de la misma forma que lo hacen con el disfrute de la altísima plusvalía producto de la inmisericorde explotación del trabajo de los obreros.

 

“Ustedes a los trabajadores siempre les quieren pagar son limosnas y miserias, cuando nosotros día a día con el sudor en nuestras frentes somos los que les generamos sus riquezas. Nosotros como sindicato catalogamos todos estos actos como persecución laboral”, le expresan los asalariados a los patronos en el comunicado.

 

Junta directiva de Sintrapalmas. Foto: Sintrapalmas.

 

Del mismo modo  les reclaman a los empresarios de Indupalma por haber despedido recientemente a dos obreros sin justa causa, demostrando persecución contra los trabajadores afiliados al sindicato Sintrapalmas. “Estas dos empresas dirigidas por Andrés Monsalve Cadavid, quien firma los despidos en ambas partes, no dejan duda de que Indupalma y Oro Rojo son harina de un mismo costal”, se lee en el documento.

 

Los explotados salarialmente también denunciaron que desde la llegada del nuevo jefe de producción de Oro Rojo Ltda., no ha hecho más que perseguir a los trabajadores afiliados al sindicato. Tal es la saña del jefe que en las entrevistas para recibir nuevos trabajadores les advierte que los recibe pero con la condición de no afiliarse al sindicato. 

 

“Esto lo hace con el fin de disminuir al personal sindicalizado y acabar con el sindicato. Estas prácticas son sancionables y encarcelables como lo estipula el art. 200 del Código Penal. No cabe duda que la gerencia de Oro Rojo Ltda., viene atentando y atropellando el derecho de libre asociación sindical. Exigimos respeto y garantías hacia las organizaciones sindicales”, advirtieron finalmente los sindicalistas.

 

Fuerte reclamo de la CUT a empresa bananera por violar derechos laborales y sindicales

Por: Camilo Raigozo

 

La Central Unitaria de Trabajadores, CUT, seccional Magdalena, le envió a Santiago Vives Prieto, representante legal de las fincas bananeras Nabusimaky y La Lucha, ubicadas en la zona bananera del departamento del Magdalena, una carta en la que le reclama por los atropellos y violaciones de los derechos laborales y sindicales contra los trabajadores.

 

La misiva firmada por Angel Manjarrés Correa, presidente de la CUT Magdalena, con fecha del 14 de julio anterior, acusa a Vives Prieto de atropellar y violentar los derechos integrales de los trabajadores, al someter a al menos 30 de ellos, con tiempo de trabajo de entre 1 y 20 años, a explotación laboral sin pagarles dominicales, festivos, prestaciones sociales, seguridad social, ni pago a los fondos de pensiones.

 

Trabajadores afiliados a Sintragrancol reclaman mediante movilización sus derechos. Foto: Sintragrancol.

 

“Señor Santiago, no se compadece que después de 88 años de la Masacre de las Bananeras y hoy que el Presidente de la República esté hablando de paz y reconciliación entre todos los colombianos, en particular entre empleadores, trabajadores y Gobierno, la normatividad legal, constitucional, fallos de las cortes y los convenios de la OIT, en materia de trabajo y salario digno, libertad sindical, en lo que tiene que ver  sindicalización, negociación colectiva y huelga, se estén violando y usted como representante legal de las fincas Nebusimaky y La Lucha, sea el responsable”, dice un aparte de la carta.

 

El dirigente de la CUT le recordó al destinatario de su mensaje que desde el 30 de junio anterior se inició la negociación al pliego de peticiones presentado por los trabajadores, cuya etapa de arreglo directo se venció  el pasado 9 de julio sin que se hubiera avanzado, debido a la intransigencia de la empresa y su negativa a cumplir las leyes y a mejorar las condiciones de estabilidad laboral, salarial, prestacional y de permisos sindicales.

 

La intransigencia de la empresa y la terminación del tiempo límite para un acuerdo directo contemplado por la ley, conllevó a que los trabajadores optaran, contra su voluntad, por realizar una huelga como mecanismo de presión en la defensa de sus derechos, complicando aun más la situación laboral en las dos fincas.

 

Las directivas del sindicato Sintragrancol denunciaron que se está presionando a los trabajadores con ofertas de dinero y otras prebendas, así como un pacto colectivo con el fin de que se desafilien del sindicato.

 

“Conductas y procedimientos que no contribuyen a reglas de juego limpio y transparente, cuando se discute en negociación legal y constitucional un justo pliego de peticiones en donde no debe existir ninguna ventaja desleal por ninguna parte en la mesa de negociación”, dice la carta. 

 

Finalmente el representante de la CUT instó a su contraparte epistolar a no despedir a ningún trabajador por injusta causa y menos ahora que estos gozan del fuero circunstancial contemplado en la ley. Así mismo lo invitó a reflexionar y a actuar en cumplimiento de la ley, la Constitución y de los convenios internacionales de la OIT.

 

Denuncian maniobras de empresas bananeras para violar derechos laborales y sindicales

Por: Camilo Raigozo

 

Dirigentes del sindicato Sintragrancol denunciaron mediante un comunicado a la opinión pública nacional e internacional, que el pasado 13 de julio los trabajadores de la empresa Vives Castro y Cia., fincas Nabusimaky, afiliados a esa organización sindical, se vieron obligados a votar la huelga general tras la ruptura de las negociaciones por parte de la empresa. Sin embargo los obreros desean solucionar lo más pronto posible el conflicto laboral.

 

Trabajadores del banano víctimas de violaciones laborales y sindicales. Foto Internet.

 

En el documento señalan que Santiago Vives Castro, quien a pesar de haber negado ante  Ministerio del Trabajo ser el representante legal de la finca, ha venido ofreciendo y haciendo acuerdos con los trabajadores, por fuera de la mesa de negociaciones, para pagarles las prestaciones sociales adeudadas, las cuales oscilan entre 2 y 20 Millones de pesos, por trabajador.

 

Vives Castro y el abogado Eduardo Barreneche, por medio de prebendas, promesas y un pacto Colectivo, lograron que los trabajadores afiliados a Sintragrancol se desafiliaran de este y renunciaran a la negociación del pliego de peticiones que se venía llevando a cabo.

  

“Este empleador, desde el momento en que como organización sindical llegamos a estas fincas, viene practicando acciones antisindicales, las cuales denunciaremos ante las autoridades”, dice un aparte del comunicado.

 

Sintragrancol había denunciado anteriormente que en estas fincas, no se les pagaban a los trabajadores recargos dominicales, festivos, prestaciones sociales, auxilio de transporte, dotaciones, seguridad social, pensiones, ni cajas de compensación familiar.

 

Empresario ofrecen aumentos salariales inaceptables

 

Por otro lado, la negociación con la empresa Agrobanacaribe se estancó, ya que esta pretendía quitarles a los trabajadores derechos consagrados en la convención colectiva vigente, por el hecho de pertenecer a Sintragrancol.

 

Entrada de la finca Nabusimaky, donde los trabajadores se vieron avocados a optar por la huela para reclamar justicia salarial. Foto: Sintragrancol. 

 

Además –dicen los trabajadores- los empresarios insisten en que el aumento solo sea del 7 por ciento por el primer año a partir de la firma de la convención y de un 3,5 por ciento para el segundo año, con el engaño de un bono no constitutivo de salario de 350.000 pesos, el cual prometen cancelar al final de la vigencia de la convención colectiva, tal y como acordaron con el otro sindicato el cual no defiende los intereses de los trabajadores, sino de los patronos.

 

Según el análisis de los mismos sindicalistas las propuestas de la empresa son extremadamente injustas e inaceptables, por la pérdida del poder adquisitivo de los salarios frente a la inflación del año pasado, la cual fue del 6,8 por ciento y el incremento del costo de los alimentos y bebidas para el mismo año fue del 10,9 por ciento. Así mismo el IPC de los últimos 12 meses es del 8,6 por ciento y la subida de los alimentos y bebidas del 14,3 por ciento para el mismo periodo. Solo en lo que va corrido de 2016 ya han subido el 5,1 por ciento.

 

Persecución sindical

 

El pasado 7 de julio los trabajadores presentaron pliego de peticiones a la empresa Agroinversiones La Ceiba, ya que un grupo de trabajadores de la finca Porvenir tomaron la decisión de abandonar el sindicato patronal, Sintrainagro, y afiliarse a Sintragrancol.

 

Trabajadores de la finca Nabusimaky en huelga. Foto: Sintragrancol.

 

De inmediato la reacción del otro sindicato, que como en el caso de las empresas del mismo grupo económico  y la misma administración, Agrobanacaribe y Arobanano, comenzaron a señalar, intimidar y amenazar a dichos trabajadores con despedirlos,  por el hecho de haberse retirado de ese sindicato, el cual defiende los interese de los patronos.

 

Igual que en las empresas anteriormente mencionadas, a los trabajadores con contrato a término fijo que se afilian a Sintragrancol les pasan inmediatamente cartas de preaviso por vencimiento del mismo. Esto no les ocurre a los afiliados al sindicato patronal lo cual indica que hay una clara violación al derecho a la libre asociación y  libertad sindical. 

 

“Pedimos estar atentos a la solidaridad moral y económica, en estos conflictos, que lo único que buscamos, es mejorar las condiciones laborales y de vida de los trabajadores y sus familias”, pidieron finalmente los dirigentes obreros a las organizaciones colegas y a la sociedad en general.

 

Breves de la lucha de Sintragrancol frente a los atropellos de las empresas de la agroindustria

Por: Camilo Raigozo

 

El pasado 7 de julio el Sindicato de Trabajadores de la Agroindustria de Colombia, Sintragrancol, presentó pliego de peticiones a la empresa Agroinversiones La Ceiba, finca El Porvenir. Los trabajadores esperaban ser oídos por los empresarios y sentarse lo más pronto a la mesa de negociaciones.

 

Despedidos por exigir salarios dignos

 

La empresa Agroinversiones La Ceiba, finca La Ceiba, despidió sin justa causa a dos trabajadores que llevaban 15 y 23 años de antigüedad, porque venían reclamando salarios justos y deseaban retirarse del sindicato patronal Sintraimagra ya que este defiende los intereses de los patronos y no de los trabajadores, denunció en su cuenta de Facebook el dirigente Pablo Vargas.

 

Trabajadores de la Intersindical de la Agroindustria reclaman sus derechos mediante la movilización. Foto: Sintragrancol.

 

Empresarios engañan a los obreros utilizando traidores

 

Sintragrancol denunció que la empresa Agroindustrial San Rafael, finca San Rafael, en la Zona Bananera, está utilizando “un traidor esquirol” que engaña a los trabajadores ofreciéndoles 100.000 pesos para que firmen un pacto colectivo y renuncien al sindicato.

 

Varios trabajadores cayeron en la trampa de las falsas promesas “olvidándose de que en el pasado vivieron el engaño del pacto colectivo, olvidaron que muchos de ellos los explotaban con los llamados “ocasionales”. Los trabajadores que caen engañados olvidan que se acerca una negociación y la trampa de los empresarios es para debilitar a la organización sindical con el fin de imponer su criterio de salarios injustos y otras arbitrariedades.

 

Ante intransigencia de los empresarios trabajadores se vieron avocados a optar por la huelga

 

Los empleadores de las fincas Nabusimaky y La Lucha, suspendieron la negociación del pliego de peticiones, lo que hizo que los trabajadores afiliados a Sintragrancol votaran por la huelga o tribunal de arbitramento.

 

Momentos en que los trabajadores votaban la huelga frente a la finca Namusimaky ante la intransigencia de los empresarios. Foto: Sintragrancol

 

El 9 de julio se terminó la prórroga de la etapa de arreglo directo de la negociación entre Sintragrancol y las fincas Nabusimaky y La Lucha, propiedad de la empresa Agrobanacaribe, la cual se negó a realizar  contratación formal, establecer salarios justos y pagar prestaciones adeudadas, entre otros puntos, lo que condujo a que los trabajadores votaran la huelga general.

 

El pasado 13 de julio, 9 de los 15 trabajadores de la finca Namusimaky, votaron la huelga general tras terminada la etapa de arreglo directo. El proceso se realizó fuera de la portería de la finca ya que esta se encontraba cerrada, denunció Sintragrancol. Los empleadores de las fincas Nabusimaky y La Lucha suspendieron inexplicablemente la negociación del pliego de peticiones. 

 

Trabajadores de Sintragrancol se preparan para la huelga ante la negativa de los empresarios a negociar su justo pliego de peticiones. Foto: Sintragrancol.

 

En la negociación del pliego de peticiones entre la empresa Agrobanacaribe, y Sintragrancol, los empresarios pretendieron desmontar beneficios convencionales ya adquiridos, con el argumento de que es la primera convención colectiva  que los trabajadores afiliados a este sindicato  firmarán. Además pretendieron que los asalariados acepten apenas el 3,5 por ciento de aumento salarial, cuando el costo de vida del 2015 fue del 6,77 por ciento.

Más artículos...