27
Sáb, May
0 New Articles

Más libertad… Menos Procurador

Opinión

 

Por Alfonso Castillo Garzón

Defensor de Derechos Humanos  

 

No deja uno de sorprenderse ante las salidas medievales del señor inquisidor Alejandro Ordoñez, sumar reciente hazaña de corte fascista es la idea de “Prohibir”  las demostraciones de afecto de los jóvenes en los colegios. Todo un despropósito cuando la sociedad y en especial los jóvenes necesitan más demostraciones de afecto y de cariño, que seguramente el señor inquisidor Ordoñez hace años no recibe o por lo menos no públicamente.

Pero más allá de la  “sorpresa” que pueda causar la petición, fuera de todo contexto, vale la pena señalar que esta manifestación deja al menos ver dos cosas: Primera. El comportamiento de este funcionario, va en contravía de la construcción de la paz democrática e incluyente que este país anhela e intenta construir desde las organizaciones sociales y populares a lo largo y ancho del país.

Segundo. Estos pronunciamientos ocultan o distraen la atención sobre el papel de la procuraduría que en lugar de aprovechar el gigantesco aparato burocrático para enfrentar y sancionar toda la corrupción que corroe este país y la impunidad que se pavonea negando a los ciudadanos y ciudadanas el derecho a conocer la verdad que explica el conflicto armado colombiano. En cambio ha utilizado la institución para lanzar cruzadas morales y dogmaticas para perseguir todo lo que le parezca contrario a sus convicciones religiosas. Por ello persigue las ideas de izquierda, como también se  ha opuesto al matrimonio y adopción de parejas del mismo sexo. Hoy la emprende contra los jóvenes como si ellos  no tuvieran problemas graves como los que se conocieron la semana pasada, en el que jóvenes de colegios de Bogotá, elaboran y consumen sustancias toxicas hasta el límite de la muerte. Este tipo de problemas ameritaría una evaluación a fondo de la ejecución de programas de prevención al consumo de SPA o de situaciones del embarazo entre adolescentes, niños y niñas, donde de seguro se despilfarran los recursos públicos y los resultados evidencian el fracaso de los mismos.

 

 

No señor inquisidor Ordoñez. Lo que el país necesita es derrotar la práctica política de prohibir las libertades, ello nos condujo, junto con un  modelo económico egoísta y expoliador, a la guerra que hoy procuramos en la lucha, acabar definitivamente.

Los jóvenes necesitan libertad para soñar, amar y expresarse libremente, y que su personalidad se desarrolle plenamente en ambientes laicos y democráticos. Los jóvenes necesitan más colegios, educación pública gratuita y de buena calidad y la sanción efectiva a militares que siguen secuestrando jóvenes en barrios populares, para llevarlos como carne de cañón a una guerra que no es su guerra.

 

Señor inquisidor Ordoñez si no es capaz de soportar esta realidad renuncie!!!!!

 

 

.