Ingenios de amargura

Agroindustria

{image}http://fensuagro.org/images/stories/cortero1.jpg{/image}

En conversación con los dirigentes sindicales de Sintraicañazucol: Rosendo Castillo, Héctor Duque y Casimiro Montaño, quienes expusieron sobre la situación de los trabajadores de los ingenios azucareros y en especial de los corteros de la caña de azúcar, del departamento colombiano del Valle del Cauca con toda precisión y claridad dijeron lo siguiente:

.

- Rosendo Castillo, presidente de la subdirectiva de Ingenio María Luisa de Florida, Valle del Cauca.
- La subdirectiva de Sintraicañazucol es una organización relativamente nueva, fue fundada en el año 2007.
La situación Laboral en el Ingenio María Luisa es bastante complicada debido a que hay una falta de respeto hacia la organización sindical, el libre derecho de asociación y de negociación colectiva. Esto se manifiesta en que a los trabajadores que deciden afiliarse a nuestra organización son perseguidos.
Se sigue presionando a los trabajadores e infundiéndoles temor en el sentido de que si se afilian al sindicato van a ser mal vistos, que ya no los van a tratar de la misma manera como se trata a los trabajadores que no son afiliados al sindicato. Esta es la forma más común con la que presionan a los trabajadores para que no se afilien a la organización sindical.

- Héctor Duque Osorio, Secretario General de Sintraicañazucol con sede en Palmira, Valle del Cauca.
- En la ciudad de Palmira está sucediendo algo particular y es la mecanización al ciento por ciento del corte de la caña de azúcar, esto ha llevado que la empresa despedida algo más de 75 corteros que eran los últimos que quedaban en los frentes de trabajo y reemplazarlos por máquinas cortadoras de caña. En estos momentos, en el Ingenio Central Tumaco hay cinco cortadoras de caña y está mecanizado el 100% del corte de la misma.
Los trabajadores constantemente son asediados para que se retiren del sindicato, para que los nuevos no se afilien, obstaculizando la labor sindical.
Están despidiendo a los corteros ofreciéndoles una pequeña indemnización de 5 millones de pesos y la obligación de firmar una cantidad de documentos en los cuales se comprometen a no demandar la empresa, a no solicitar ninguna acción de reintegro, ninguna acción jurídica. En otras palabras, le están comprando el derecho al trabajo a los corteros de caña.
La empresa hizo el llamado a los corteros y les ofreció cinco millones de pesos para que se retiren y firmen los documentos en los cuales se comprometen al retiro voluntario y pacífico del corte de caña. Al principio, cuando se dio la propuesta, los corteros, en vez de defender su derecho al trabajo, lo que hicieron fue presentar una propuesta por diez millones de pesos. La empresa vio que ellos tenían un precio y simplemente les dijo: no les vamos a dar sino cinco millones de pesos, los que quieran tomarlos tómenlo, lo cierto es que a partir del primero de octubre ningún trabajador seguirá cortando caña.
De los 80 trabajadores a los que le hicieron la oferta, 69 tomaron los 5 millones de pesos y firmaron los documentos. Tan solo hay 11 trabajadores que están buscando una acción jurídica.
Los corteros han realizado dos paros: uno en el 2005 y otro en el 2008. Quiero referirme, por ejemplo, a las causas que generaron el paro del 2005: los corteros cansados de los abusos por parte de los contratistas, quienes se quedaban casi con el 50 ó 60% de sus salarios, otros no pagaban las prestaciones sociales que demanda la ley. Algunos contratistas tenían montados negocios en los cuales les fiaban abiertamente y/o vendían mercados a los corteros de caña, otra parte de la familia de los contratistas le vendía calzados, otra le vendía licor. Sucedía que, cuando el obrero iba a recibir su salario, le decían venga pase por aquí pague la deuda que tiene con nosotros, luego paga acá y solamente le quedo esto, venga y le fiamos el consumo de la próxima semana, y así sucesivamente. Era un círculo vicioso, lo cual se puede comparar con la esclavitud, una esclavitud disimulada y de abuso con los corteros.

- Casimiro Montaño Zúñiga, presidente de Sintraicañazucol, seccional Río Frío; Valle del Cauca.
- La política que se maneja dentro de la industria azucarera es la de desplazar un porcentaje bastante alto de los trabajadores por las máquinas cosechadoras, también han implementado un plan de retiro o negociaciones con los corteros el cual consiste en un plan de retorno al pacífico donde les están haciendo firmar unos documentos de que ellos se retiran del corte de caña y retornan al pacífico. Con eso quedan vetados para volver a cortar caña en cualquier otro ingenio.
- ¿En qué consiste el retorno al pacífico?
- En que algunas empresas, no todas, tienen una campaña donde están convenciendo a la gente, ofreciéndoles dinero para que se retire del corte de caña y se vaya al pacífico, a su tierra, a montar negocios, para que puedan “vivir bien”, cuestión que es todo lo contrario, simplemente es porque la empresa busca zafarse de los trabajadores y no para que la gente pueda mejorar su situación económica.