De bananos y Foro exprés

Agroindustria

{image}http://fensuagro.org/images/stories/asistentees-2-foro-mundiaal-bananero.jpg{/image}
El Foro Mundial Bananero (FMB) se define como un lugar permanente de encuentro donde representantes de la cadena de abastecimiento del banano puedan promover un diálogo abierto sobre cómo afrontar los retos del sector.

.

Este Foro está integrado por productores y sus organizaciones, sindicatos de trabajadores, cooperativas, asociaciones de exportadores, empresas comercializadoras, distribuidores, consumidores, organismos públicos, gobiernos, institutos de investigación y organizaciones de la sociedad civil.
“El Foro Mundial Bananero busca que las partes implicadas puedan participar de una cadena sostenible del banano para las actuales y futuras generaciones. Busca promover la colaboración entre las múltiples partes implicadas de forma que se produzcan resultados prácticos para la mejora de la industria bananera y el logro de un consenso sobre buenas prácticas en materia de lugar de trabajo, equidad de género, impacto medioambiental, producción sostenible y asuntos económicos”.
Según fuentes del FMB y la FAO, “El banano es la fruta fresca más exportada en el mundo tanto por volumen como por valor económico. El banano se exporta principalmente desde los países en desarrollo hacia países más industrializados, quienes importan alrededor de un 90% del total mundial. Con una cifra de exportación global superior a los 5 mil millones de dólares EE.UU. en el año 2008, el banano supone una importantísima fuente de ingresos y empleo para cientos de miles de familias en países en desarrollo, especialmente en América Latina, el Caribe, Sudeste asiático y África occidental. Sin embargo, la producción intensiva a gran escala, la intensificación del uso de agroquímicos, las distorsiones producidas a lo largo de la cadena de valor y el descenso de los precios pagados a los productores, han determinado importantes desafíos sociales y medioambientales. Para abordar estos desafíos es necesario contar con la implicación de todas las partes interesadas en el sector del banano a nivel mundial”.

 

Antecedentes históricos


Se hace necesario hacer un recuento preliminar de los antecedentes históricos del Foro Mundial Bananero, por eso acudiendo a la misma información institucional registrada en su página web (http://www.fao.org/wbf/en/ en inglés) o (http://www.fao.org/economic/worldbananaforum/join/es/ en español) encontramos la siguiente información, que por considerar de gran importancia transcribo textual y en su totalidad de la página y la cual nos ilustra de la siguiente manera:
“Se celebraron dos conferencias internacionales para dialogar acerca de estos desafíos y plantear posibles soluciones. El segundo de estos encuentros, celebrado en 2005, reunió a unos 250 representantes del sector [1], quienes llegaron a un acuerdo sobre la necesidad de establecer un foro multi-actores permanente. Este consenso se ratificaría en una serie de encuentros y talleres celebrados entre 2006 y 2008 con la participación de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la FAO, representantes de los gobiernos de países exportadores e importadores de banano y ONG. Puesto que se consideró que la neutralidad del facilitador era un elemento esencial, se sugirió que el Foro fuese facilitado por Naciones Unidas.
En el 2009, la FAO, con la co-financiación del Departamento del Reino Unido para el Desarrollo Internacional (DFID), implementó el proyecto Foro multi-actores para la producción y comercio sostenibles del banano (MSF, por sus siglas en inglés). El MSF hizo posible la formación de un comité preparatorio compuesto por un número equilibrado de representantes de la industria del banano, organizaciones de la sociedad civil y gobiernos nacionales cuyo papel sería preparar la celebración de un foro internacional sobre la producción y comercio sostenibles del banano ("Foro Mundial Bananero").
El Foro se celebró en la sede de la FAO (Roma) en diciembre de 2009. Más de 150 representantes del sector bananero de todo el mundo acudieron a este evento. Los participantes llegaron a un acuerdo sobre cuáles son los asuntos principales a abordar, sistematizándolos y ordenándolos. Se formaron así 3 comisiones de trabajo dirigidas a implementar las actividades necesarias para abordar estos asuntos. El resultado más importante del encuentro fue la decisión de establecer el Foro Mundial Bananero (FMB), un foro permanente que facilita el intercambio de información, ideas y buenas prácticas entre las partes interesadas del sector y que coordina la labor de las comisiones de trabajo”.
“[1] Este término incluye: productores, sus organizaciones, sindicatos, cooperativas, grupos de exportadores, empresas privadas (incluyendo las mayores marcas de banano, comerciantes y distribuidores), agencias públicas, gobiernos, institutos de investigación y organizaciones de la sociedad civil.”

Segundo Foro

Este encuentro se realizó durante los días 28 y 29 de febrero de 2012, con una nutrida asistencia de todos los sectores involucrados en la cadena del banano.
Se debatió sobre los temas diversos que tienen que ver con la producción, comercialización y consumo de banano y todas las partes que tienen que ver con este tema. Pero a pesar que siguió fielmente la línea de pensamiento del foro, hubo temas que se intentaron tocar y no se les dio el despliegue necesario para su debate y tampoco hubo compromiso a fondo para superar las dificultades del sector tales como el trato a los trabajadores, donde en muchos sectores y países se siguen violando los derechos laborales, sindicales y hasta los derechos humanos de las y los trabajadores bananeros. Se intentó hacer las denuncias trabajadores que viven situaciones difíciles y obtienen salarios miserables que no le permiten llevar una vida digna.
También se tocó muy superficialmente el tema del uso y abuso de los agroquímicos y pesticidas en las plantaciones de banano, que afecta gravemente la salud de los trabajadores y de la población circundante. Se dijo que el uso de estos venenos contaminan las fuentes hídricas de consumo de las poblaciones aledañas y que hay sectores y países donde se presentan malformaciones genéticas en los habitantes y descendientes de trabajadores, así como enfermedades profesionales y degenerativas en ellos.
Se denunció levemente la falsa que hacen las empresas certificadoras, que realizan dicha certificación solo teniendo en cuenta el pago que hacen las empresas para avalarlas y sin importar la situación de los trabajadores y sitios de trabajos, ya que el día que se va a realizar la evaluación las empresas “disfrazan a sus trabajadores con los mejores atuendos y elementos que embellecen el ambiente, pero una vez se van los visitadores, se quitan el disfraz y vuelven a la realidad” como bien lo definió un asistente.
La situación de los trabajadores y trabajadoras bananeras es difícil y más en unos países que en otros. En Colombia por ejemplo se paga salarios de hambre, se despide, se amenaza, se persigue, se discrimina a los trabajadores bananeros para que no se organicen en los sindicatos y se torpedea de tal manera esta labor, hasta tal punto que cuando no pueden despedirlos, reubican a los sindicalizados en trabajos que les dificulte ejercer el libre derecho a la organización, o buscan otras personas para hacer montajes, señalen a los trabajadores. Buscan crear conflictos entre trabajadores sindicalizados o no sindicalizados, entre otras tantas perlas, que se viven en las empresas bananeras de Colombia, tal como sucede en Ciénaga, Magdalena contra los trabajadores afiliados a Sintragrancol.
Tal es la situación que en muchos casos se ha recurrido a las amenazas de muerte y al asesinato mismo de los dirigentes sindicales y trabajadores sindicalizados. En la región de Urabá por ejemplo fueron asesinados muchos trabajadores clasistas y con pensamiento opositor al régimen. Asesinatos estos cometidos por los grupos paramilitares y hoy mal llamadas bandas criminales (bacrim). Grupos que siguen llenando de terror esa región y otras del país, ya que con sus manos manchadas de sangre y con el símbolo de la motosierra siguen atemorizando a las comunidades.