¡Acción Campesina Unidad, Lucha y Victoria!

Economía Campesina

¡ACCIÓN CAMPESINA UNIDAD, LUCHA Y VICTORIA!

AGOSTO DE 2017

Acción Campesina fue el órgano comunicativo del Movimiento Agrario de la región del Sumapaz en los años cincuenta. Tiempos de persecuciones y asesinatos selectivos, de tensión popular. Los campesinos y campesinas se organizaban para resistir a la violencia estatal y paraestatal. De esta resistencia vino Luis Gerardo Gonzales, destinado a ser grande, incansable luchador campesino que trabajó por la paz y la defensa de la economía campesina y los derechos de los trabajadores, cuyo nombre esta inscrito en organizaciones nacionales como la Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina - ANZORC- o la Central Unitaria de Trabajadores -CUT- , y que hace tres años desapareció físicamente.

 

FENSUAGRO hace homenaje al imprescindible, al compañero ejemplar, a los fundadores y a todos aquellos que han entregado su vida por la lucha campesina!. Surge Acción Campesina en 2017 para hacer tributo a nuestro legado, como medio informativo para visibilizar la economía campesina, las riquezas naturales de los territorios, su protección, cerrar filas en la lucha por la implementación de los acuerdos de pazy lucha contra el capital voraz.

En el aniversario 60 de SINTRAPAZ nuestro abrazo fraterno y cariñoso! Gracias por el ejemplo!!

 

SECRETARÍA DE ECONOMÍA CAMPESINA 

SECRETARÍA DE RECURSOS NATURALES Y MEDIO AMBIENTE

 

TERRITORIOS INTERCULTURALES: UNA PROPUESTA PARA LA CONSOLIDACIÓN DE LA PAZ

la Coordinación Nacional de afrodescendientes CONAFRO y la Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina ANZORC, y FENSUAGRO, hemos empezado a trabajar en la figura de territorios interculturales para incentivar la construcción colectiva  del ordenamiento territorial.

Se trata de una reivindicación política en nombre de la defensa del territorio, la riqueza natural que alberga los territorios de los pueblos étnicos y campesinos, y la economía local para generar mecanismos de acción conjunta desde la autonomía de cada sector social. Una propuesta de paz que ve la necesidad de herramientas para el tratamiento y solución de conflictos territoriales en la que los actores tienen en cuenta el respeto a la diferencia y la voluntad  de  construir  territorios integrales.        .

Algunas experiencias positivas que se han desarrollado o que están en plena construcción intercultural como las de la región del Naya, las del Catatumbo, o la de Cofania Jardines de Sucumbios y muchas otras demuestran que la vivencia intercultural es exitosa en la medida que se construyen acuerdos y voluntades y se prioriza la vida, la cultura y el bienestar de todos.

 

Los   aspectos   de   unidad  mas importantes bajo los cuales aspiramos impulsar esta figura son:

1. La normatividad existente a favor de las comunidades étnicas y campesinas no ha sido respetada por el Estado y, por el contrario, se ha usado para dividir al movimiento social y para beneficiar a grandes empresarios  y   latifundistas

2. El origen de los conflictos interculturales son los factores y personas externas al territorio que defienden el acaparamiento de tierras, la explotación de recursos naturales y que promueven el racismo  estructural   del   que campesinos, indígenas y afrodescendientes han  sido victimas históricamente

3. Los territorios habitados por  indígenas, campesinos y afrodescendientes son territorios en los que se ha conservado el ambiente, se ha protegido la identidad cultural de cada población y se ha luchado por la soberanía alimentaria.

Sin embargo, respecto a estas declaraciones el colectivo de abogados de justicia ha señalado que las consultas populares, sí son vinculantes, pues están contenidas en la constitución y la ley; por tanto, si se cumple con el lleno de los requisitos legales para convocarlas y la votación supera el umbral establecido, los concejos municipales y alcaldes deben tomar las medidas necesarias para materializar la voluntad ciudadana expresada por medio de este mecanismo de participación. Por tanto, es urgente que ante las intenciones del gobierno de limitar o negarse a acatar el elemento vinculante de la consulta popular, las organizaciones sociales y las comunidades se movilicen por su defensa, exijan la realización de las que se encuentran en trámite y el cumplimiento de las que ya se han realizado, pues no se puede permitir que se atente contra este importante mecanismo constitucional para la defensa de los territorios y los bienes comunes, pues; el gobierno busca quitar su obligatoriedad limitándolas solo a que se conviertan en un saludo a la bandera. La movilización en torno a su defensa, realización y cumplimiento debe ser elemento esencial en la agenda del movimiento social y popular en esta importante lucha por la defensa de nuestro territorio y m e d i o ambiente contra el modelo depredado r minero energético impuesto por el capital transnacional.

4. Los territorios interculturales son áreas geográficas en las que confluyen las diferentes culturas, identidades y cosmovisiones del territorio, por ello el Estado tiene una obligación especial para protegerlos. 

5. La resolución de conflictos interculturales se debe basar en la concertación, el diálogo y el reconocimiento de experiencias de las tres comunidades.

 6. Se debe diseñar un reglamento de ordenamiento territorial para todos, donde confluyan las diferentes formas de gobierno y organización tradicionales, bajo los principios de convivencia y defensa del territorio ante el latifundio, las multinacionales y los actores armados. 

7. Los territorios interculturales reconocen y fortalecen la autonomía de pueblos indígenas, campesinos y afrodescendientes, no priorizan el derecho de unos sobre otros y se construyen a partir de las particularidades de cada territorio y las necesidades de cada comunidad. 

8. Es necesario fortalecer los territorios interculturales, a través del intercambio de experiencias (en foros, seminarios, talleres y asambleas) en torno a luchas comunes como lo son el derecho a la tierra, al agua, los caminos, la conservación del ambiente y las afectaciones territoriales que resultan de los megaproyectos de desarrollo económico.

Invitamos a todas las organizaciones agrarias a generar mecanismos para el diálogo intercultural y consolidar la implementación del acuerdo final de paz entre el gobierno nacional y las FARCEP, y hacer de la reformar rural integral una herramienta para la progresiva transformación estructural de los territorios, teniendo en cuenta que la implementación del acuerdo final de paz es un escenario para la unidad intercultural y concretar un desarrollo territorial conjunto.

LA REVUELTA DE LAS SEMILLAS

La revuelta de las semillas es la campaña nacional en defensa de la soberanía alimentaria y las semillas nativas y criollas que busca visibilizar el patrimonio cultural ancestral productivo que los campesinos y campesinas han protegido y multiplicado como practica fundamental de la garantía del derecho humano a la alimentación. Es la campaña que propone FENSUAGRO a sus organizaciones filiales y a la sociedad en general para encontrar rutas comunes para lograr una política pública que reconozca el papel de la soberanía alimentaria y su promoción y fortalecimiento. La revuelta de las semillas hará presencia en todo el territorio nacional y buscará la unidad y el fortalecimiento de sinergias que nos permitan construir salvaguardas para las semillas nativas. El XII Encuentro de sabores y saberes campesinos desarrollado en el suroccidente colombiano e impulsado por la Asociación de Trabajadores Campesinos del Valle del Cauca –ASTRACAVA será el espacio en que se presentará oficialmente la campaña, al mismo tiempo que se desarrollará el intercambio de semillas tradicional que las comunidades agrarias realizan. Se trata de un espacio regional para rescatar la cultura campesina, crear circuitos económicos propios e incentivar la construcción e integración de paz mediante la realización de constituyentes campesinas en los que se buscan soluciones conjuntas a las problemáticas que se presentan en los territorios.

la transformación estructural del territorio es centro de la construcción colectiva del encuentro. Los juegos tradicionales y el festival de música campesina son propuestas para fortalecer la territorialidad campesina. FENSUAGRO, ASTRACAVA, Café Soberano, ANZORC y la Coordinación Campesina del valle del Cauca -CCVC- invita a todas las organizaciones agrarias, campesinas, indígenas, afros, estudiantiles, sindicales y juveniles a compartir los sabores y saberes del suroccidente colombiano a sumarse a ¡¡LA REVUELTA DE LAS SEMILLAS!!

LA CONSULTA POPULAR, EJERCICIO LEGÍTIMO DE PODER CIUDADANO Y SU PODER VINCULANTE 

La consulta popular es un mecanismo de participación ciudadana que puede ser de orden nacional, departamental o local contenido en la Constitución Política de 1991 en su art. 103, el cual es desarrollado por la Ley 134 de 1994 que regula lo referente a los mecanismos de participación ciudadana. En su art. 1 define cuales son dichos mecanismos entre los cuales se encuentra contenida la consulta popular. En lo referente a las consultas populares refiere en su “ARTÍCULO 8o. CONSULTA POPULAR. La consulta popular es la institución mediante la cual, una pregunta de carácter general sobre un asunto de trascendencia nacional, departamental, municipal, distrital o local, es sometida por el Presidente de la República, el gobernador o el alcalde, según el caso, a consideración del pueblo para que éste se pronuncie formalmente al respecto. En todos los casos, la decisión del pueblo es obligatoria.” Y en cuanto al procedimiento para convocar a la realización de una consulta popular este se encuentra en los artículos: 50, 51, 52, 53 y 54 de la misma ley . Recientemente este mecanismo de participación ciudadana ha sido utilizado por las comunidades para defender sus territorios del modelo extractivista minero energético del actual gobierno, como lo fueron las realizadas en Cabrera (Cundinamarca), Cajamarca (Tolima), Cumaral (Meta), Arbeláez (Cundinamarca) y Pijao (Quindio), hay otras 40 consultas populares en curso. Lo anterior ha preocupado de sobre manera al gobierno de Juan Manuel Santos, pues estas decisiones soberanas del pueblo colombiano al decir “NO” al modelo minero energético en sus territorios; pues según él gobierno están atentando contra la confianza inversionista, los intereses del capital transnacional y como buenos títeres están tratando a capa y espada de defender los intereses de sus titiriteros, negando el carácter vinculante, es decir de obligatorio cumplimiento para el Estado colombiano que le otorga la ley 134 de 1994 en su artículo 8 a la consulta popular, pues según declaraciones del ministro de minas German Arce; “la consulta popular es un mecanismo de participación ciudadana con incidencia política y no tiene la capacidad de afectar un procedimiento administrativo”.

Sin embargo, respecto a estas declaraciones el colectivo de abogados Dejusticia ha señalado que las consultas populares, sí son vinculantes, pues están contenidas en la constitución y la ley; por tanto si se cumple con el lleno de los requisitos legales para convocarlas y la votación supera el umbral establecido, los concejos municipales y alcaldes deben tomar las medidas necesarias para materializar la voluntad ciudadana expresada por medio de este mecanismo de participación. Por tanto, es urgente que ante las intenciones del gobierno de limitar o negarse a acatar el elemento vinculante de la consulta popular, las organizaciones sociales y las comunidades se movilicen por su defensa, exijan la realización de las que se encuentran en trámite y el cumplimiento de las que ya se han realizado, pues no se puede permitir que se atente contra este importante mecanismo constitucional para la defensa de los territorios y los bienes comunes, pues; el gobierno busca quitar su obligatoriedad limitándolas solo a que se conviertan en un saludo a la bandera. La movilización en torno a su defensa, realización y cumplimiento debe ser elemento esencial en la agenda del movimiento social y popular en esta importante lucha por la defensa de nuestro territorio y m e d i o ambiente contra el modelo depredado r minero energético impuesto por el capital transnacional.