GRAIN | 01 diciembre 2014 | A contrapelo

¿Qué podría ser más habitual que guardar semillas de una temporada para la siguiente? Después de todo, así es como hemos cultivado en nuestras fincas y huertas. Sin embargo, desde Guatemala a Gana, desde Mozambique a Malasia, esta práctica ancestral se está convirtiendo en un acto criminal, lo que permite que media docena de grandes corporaciones multinacionales puedan transformar las semillas en propiedad privada y lucrar de ellas.

GRAIN ha elaborado un conjunto de datos actualizados sobre la forma en que los llamados acuerdos de libre comercio están privatizando las semillas a través de todo el mundo. Pero la gente se está defendiendo y en varios países las movilizaciones populares están forzando a los gobiernos a suspender los planes de privatización de semillas.

 

El tratado de libre comercio entre Guatemala y EUA obliga a Guatemala a adherirse al Convenio UPOV. pero la resistencia popular forzó al gobierno a repeler una ley nacional que se buscaba aprobar con este propósito. (Foto: Raúl Zamora)

El tratado de libre comercio entre Guatemala y EUA obliga a Guatemala a adherirse al Convenio UPOV. pero la resistencia popular forzó al gobierno a repeler una ley nacional que se buscaba aprobar con este propósito. (Foto: Raúl Zamora)

Los acuerdos comerciales se han convertido en la herramienta elegida por los gobiernos para, en conjunto con los grupos de presión de las corporaciones, impulsar nuevas normas que restrinjan el derecho de los agricultores a usar sus propias semillas. Hasta algunos años atrás, el acuerdo más importante era el Acuerdo de la Organización Mundial para el Comercio (OMC) sobre Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC). Este acuerdo fue adoptado en el año 1994 y fue el primer tratado destinado a establecer estándares mundiales para los derechos de “propiedad intelectual “ sobre las semillas.1 Su objetivo es asegurar que empresas como Monsanto y Syngenta, las cuales invierten dinero en el mejoramiento de plantas e ingeniería genética, puedan controlar lo que sucede con las semillas que producen, impidiendo que los agricultores la reutilicen. Esta estrategia es similar a la desplegada por Holywwod o Microsoft, que bloquean legal y tecnológicamente sus películas y programas informáticos para que la gente no los copie y comparta

 

Sin embargo las semillas no son lo mismo que un programa informático. La noción misma de “patentar la vida” es impugnada fuertemente. Por esta razón, el acuerdo de la OMC fue una suerte de acuerdo para lograr un punto medio entre gobiernos. El acuerdo indica que los países pueden excluir plantas y animales (pero no microrganismos) de sus normas sobre patentes, pero deben crear algún tipo de protección a la propiedad intelectual sobre variedades vegetales, sin especificar cómo hacerlo.

Los acuerdos de comercio negociados fuera de la OMC, especialmente aquellos impulsados por las economías desarrolladas más poderosas, tienden a ir mucho más allá. A menudo exigen que los gobiernos signatarios patenten plantas o animales o reconozcan las normas de la la Unión Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales (UPOV), con sede en Ginebra, la cual entrega derechos similares a las patentes sobre variedades vegetales. Ya sea en la forma de patentes o de UPOV, estas normas generalmente dejan en la ilegalidad la posibilidad que los agricultores guarden, intercambien, vendan o modifiquen semillas de las llamadas variedades protegidas.2 En efecto, la convención de 1991 de la UPOV fue modificada para entregar un monopolio aún más fuerte a las empresas agroindustriales a expensas de las comunidades campesinas e indígenas. Esta versión de UPOV del año 1991 está siendo promovida fuertemente a través de los tratados comerciales.

 

La embestida de los Tratados de Libre Comercio (TLC)

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte, firmado por México, Canadá y Estados Unidos, casi al mismo tiempo que el ADPIC se estaba finalizando, fue uno de los primeros acuerdos comerciales negociados fuera del campo multilateral que contenía medidas más duras sobre privatización de semillas. Este tratado obligó a México a integrar el club UPOV de países que han otorgado a las empresas semilleras derechos exclusivos que les permiten impedir que los agricultores reciclen y reutilicen las semillas comerciales. El acuerdo, además, sentó un precedente para todos los acuerdos bilaterales estadounidenses que siguieron, y la Unión Europea, la Asociación Europea de Libre Comercio y Japón adoptaron la misma posición.3

Desde entonces, han existido permanentes presiones diplomáticas y financieras para conseguir, por “la puerta trasera” ( estos acuerdos comerciales se negocian en secreto), la privatización de las semillas. Lo que está en juego para las grandes semilleras es mucho. A nivel mundial, sólo 10 compañías controlan el 55% del mercado de semillas comerciales.4

Sin embargo, para estas empresas esa participación en el mercado aún no es suficiente. En Asia, África y América Latina, alrededor del 70 a 80% de las semillas utilizadas por los agricultores provienen de lo que guardan de una temporada a otra, ya sea ellos mismos, sus vecinos o personas en comunidades cercanas. En estos territorios no conquistados, los gigantes agroindustriales quieren reemplazar las semillas conservadas de una temporada a otra por mercados de semillas y hacerse del control de esos mercados. Para lograrlo, están exigiendo que los gobiernos creen y hagan cumplir protecciones legales que les permitan mantener monopolios empresariales sobre las semillas.

La tendencias recientes

GRAIN ha estado rastreando desde hace 15 años la forma en que los acuerdos comerciales firmados fuera del sistema multilateral están presionando a los países para que acepten los derechos de propiedad intelectual sobre las semillas que la industria desea y, al mismo tiempo, convertir esas nuevas normas en estándares mundiales. Una actualización reciente de nuestra información señala que esta tendencia no ha cambiado. De hecho, existen signos preocupantes en el horizonte.

◦ El triunfo más reciente de Monsanto, Dupont, Limagrain y Sygenta – las compañías de semillas más importantes del mundo – es el obtenido con los nuevos tratados de comercio firmados por países latinoamericanos. En el año 2006, el acuerdo que Estados Unidos (país de origen de Monsanto y Dupont) firmó con Perú y Colombia obligo a estos países a adoptar la convención UPOV 1991. Los países de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA - lugar de origen de Syngenta) hicieron lo mismo en el 2008 y la Unión Europea (región de origen de Limagrain)en el 2012.5 En América Central ha ocurrido algo similar. Estados Unidos firmó, en el año 2007, el Acuerdo de Libre Comercio de América Central que fuerza a todos los países firmantes a adherir a UPOV 1991. EFTA hizo lo mismo el año pasado.

◦ En África, recientemente se ha dado un importante paso para fortalecer los mercados de semillas privatizadas. Este año 2014 y luego de diez años de conversaciones, se concluyó el AAE, (Acuerdos de Asociación Económica), entre la Unión Europea y los países de África Subsahariana. La mayoría de ellos, hasta el momento, “sólo” liberalizan el comercio de bienes , sin embargo, también contienen el compromiso de negociar con Bruselas estándares comunes sobre propiedad intelectual. Las expectativas indican que estos estándares serán similares a aquellos que los países del Caribe acordaron recientemente en sus Acuerdo de Asociación Económica de 2008: la obligación de, al menos, considerar adherir a la UPOV. Este hecho es preocupante porque hasta ahora, los países africanos no tenían ninguna obligación de adherir al estándar UPOV e, incluso, habían tratado realmente de elaborar sus propios sistemas de protección sobre las variedades vegetales.6 Y, si bien es cierto que entidades africanas como la Organización Regional Africana para la Propiedad Intelectual (ARIPO) y la Organización Africana para la Propiedad Intelectual (OAPI) ya han adherido a UPOV, bajo los tratados comerciales con la UE serán los mismos gobiernos nacionales quienes lo hagan. Lo que sigue es que África está homologando sus regulaciones en la medida que sus bloques comerciales sub-regionales se unen para formar un zona de libre comercio continental, supuestamente en 2017. Se espera que esto provocará una homologación continental de las leyes de propiedad intelectual, probablemente endureciendo las normas aún más.

◦ Posiblemente el Acuerdo Trans- Pacífico de Cooperación Económica (TPP por sus siglas en inglés) sea, de los acuerdos actualmente en negociación, el TLC más terrorífico en cuanto a lo que pueda significar para los derechos de los agricultores a controlar sus semillas en Asia y el Pacífico. Ello porque Estados Unidos, que lidera las conversaciones con 11 otros países de la cuenca del Pacífico, está jugando duro. El texto de negociación de mayo de 2014 da cuenta que Estados Unidos no sólo demanda la aplicación de UPOV 1991 en todos los países de la ATP sino que también el patentamiento sin restricciones de plantas y animales. Aún no se sabe si estas demandas también aparecerán en la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (ATCI) actualmente negociándose ente Estados Unidos y y la Unión Europea, ya que el texto es inaccesible al público.

◦ Cuanto más se expande el rango de lo que se privatice, más lo hacen las penas para quienes no respeten esas normas. En numerosos TLC, países como Estados Unidos exigen que los agricultores que infrinjan estos nuevos derechos de propiedad intelectual sobre las semillas enfrenten castigos tanto bajo leyes penales como civiles. En algunos casos, como en el recién firmado Acuerdo Económico y Comercial Global (AECG) entre la Unión Europea y Canadá, la sola sospecha de infracción podría acarrear el embargo de los activos de un agricultor o el congelamiento de sus cuentas bancarias.7

La resistencia toma fuerza

Las buenas noticias son que los movimientos sociales no se han quedado tranquilos; han reaccionado de manera activa, organizada, determinada y clara. En el año 2013, los colombianos de todas clases fueron remecidos al observar cómo su propio gobierno, debido a las exigencias de los TLC con Estados Unidos y la Unión Europea, destruía violentamente toneladas de semillas de los agricultores, quienes no conocían las nuevas normas. La indignación, que terminó en una protesta agraria masiva a nivel nacional, fue tan fuerte que el gobierno aceptó suspender temporalmente la ley y reexaminar el tema directamente con los representantes de los agricultores.8

 

En el año 2014, fue el turno de Guatemala de estremecerse cuando el público general se dio cuenta que, debido a acuerdos comerciales como el CAFTA, el gobierno estaba logrando que el parlamento aprobara adoptar UPOV 1991 sin un debate serio.9 La gente estaba indignada porque no se consultó a las comunidades indígenas como se debía hacer, especialmente cuando el propósito de la ley era finalmente reemplazar las semillas indígenas por semillas comerciales de empresas extranjeras como Monsanto o Syngenta. Después de meses de presión el gobierno se retractó y el parlamento derogó la ley.10 Pero, tal como sucedió en Colombia, estos retrocesos son sólo temporales en tanto se estudian otras medidas. En otras partes de América Latina, como en Chile y Argentina, los movimientos sociales han resistido intensa y exitosamente frente a proyectos de leyes - apodadas “leyes Monsanto” - que pretenden implementar UPOV 1991.

También en África están levantándose olas de protestas públicas contra los regímenes de protección de variedades vegetales a los cuales los países están adhiriendo. En Gana, se está desarrollando una gran campaña para impedir que el país adopte la legislación de UPOV 1991.11

En otras partes, las redes de la sociedad civil tales como la Alianza para la Soberanía Alimentaria en África están presentando recursos judiciales para impedir que la ARIPO adopte legislación basada en UPOV y se incorpore a la unión.12

 

Las grandes corporaciones y quienes defienden sus intereses se han pasado de la raya tratando de privatizar lo que la gente considera un bien común. Esto no se limita sólo a las semillas. Lo mismo ha sucedido con la tierra, los minerales, los hidrocarburos, agua, conocimiento, internet, incluso microrganismos importantes, tales como la gripe aviar hace algunos años o el virus Ebola hoy en día. La gente está luchando para impedir que estas cosas caigan bajo el exclusivo control de unas pocas empresas o ministerios de defensa. Una buena forma de tomar parte en esta lucha es unirse a las campañas para detener nuevos importantes tratados como TTIP, CETA, TPP, y AAE y dejar sin efecto otros como los tratados estadounidenses con México, América Central, Colombia o Chile. Los tratados comerciales son un conjunto de normas escritas y es por ello que podrían ser borradas.

Para un examen más profundo sobre el estado de los acuerdo comerciales que incluyen impositivamente la privatización de las semillas, descargue los datos de Noviembre de 2014 de GRAIN, "Acuerdos Comerciales Que Privatizan La Biodiversidad (Noviembre 2014)".

Para profundizar

- GRAIN, Leyes de semillas en América Latina: una ofensiva que no cede y una resistencia que crece y suma (EN, ES, FR)

- Biodiversidad, “Leyes de semillas y otros pesares”, Septiembre 2014

- Actualizaciones diarias sobre tratados comerciales en: http://bilaterals.org or@bilaterals_org or https://www.facebook.com/bilaterals.org (IN, ES, FR)

 

.

{image}http://fensuagro.org/images/FOTOS/via-campesina.jpg{/image}

Llamado Internacional – La Vía Campesina

(Harare, 4 de Marzo de 2014) Las campesinas y los campesinos articulados en la La Vía Campesina convocamos este 17 de Abril, al día de acción y movilización global en defensa de las luchas campesinas con un énfasis en las semillas campesinas.

Las semillas tienen un lugar fundamental en la lucha por la soberanía alimentaria. De ellas depende, a cada ciclo de siembra, el alimento de los pueblos, cómo se cultiva y quién lo cultiva. Las semillas también transmiten la visión, los saberes, las prácticas y la cultura de las comunidades campesinas.

Desde hace 100 años nuestras semillas han sido agredidas por capitales quienes buscan privatizlarlas y estandarizarlas a favor de una agricultura industrial. En los últimos años se ha intensificado este despojo a través de nuevas ‘Leyes Monsanto’ que criminalizan a los campesinos por utilizar sus propias semillas a favor de semillas registradas o patentadas de la industria y través de los transgénicos.

Sin embargo, en África, Asia, Europa y las Américas, cada año crece y se fortalece la capacidad de movilización y lucha de los pueblos organizados en contra de la agroindustria que genera explotación y muerte, que acapara la tierra, envenena los alimentos y expulsa a los y las campesinos, y pueblos indígenas de sus territorios. En Colombia hubo un paro nacional cuando el gobierno aprobó una ley que permitió destruir semillas campesinas por no estar registradas y en México una huelga de hambre frente al intento de permitir la siembra de maíz transgénico. En toda África las comunidades campesinas luchan en contra de una nueva ‘revolución verde’ que quiere imponer transgénicos y semillas industriales. En todos los continentes luchamos por nuestras semillas que nos permiten una agricultura sana, rica en diversidad y que nos permite verdaderamente enfrentar al cambio climático.

Luchamos en defensa de las semillas campesinas porque ellas son esenciales para una reforma agraria integral y de nuestro modelo de agricultura basado en la producción agroecológica. Las semillas campesinas son un patrimonio de los pueblos en la afirmación de la Soberanía Alimentaria. Son parte de los bienes comunes como la tierra, el agua y los minerales que deben permanecer en manos de los pueblos.

En nuestra Jornada también denunciaremos a las transnacionales, al agronegocio, el uso de agrotóxicos y transgénicos. Asimismo, rechazamos todo intento de represión, criminalización de la protesta, penalización y muerte. Continuaremos luchando para transformar todo aquello que nos oprime, domina y somete. Nuestra lucha crece, se fortalece, y frente a cada clamor del pueblo, desarrollaremos indignación, solidaridad, internacionalismo y Lucha.

Desde 1996 en memoria de la masacre de 19 campesinos sin tierra de Brasil que fueron brutalmente asesinados por la policía military por intereses del agronegocio, La Vía Campesina declaró el 17 de abril como día mundial de las luchas campesinas, organizando acciones que visibilizan las distintas luchas que se dan en los territorios. A la vez se busca generar un dialogo con la sociedad en la edificación de una gran alianza internacional por la soberanía de nuestros pueblos, en la en la construcción de un modelo de agricultura y sociedad que rescata la justicia y dignidad humana.

La Vía Campesina Internacional hace un llamado a todas sus organizaciones miembros, amigos y aliados a realizar acciones en sus países y territorios para reforzar esta lucha global. Estas pueden ser movilizaciones, tomas de tierras, intercambio de semillas, ferias de soberanía alimentaria, foros sobre las semillas y la soberanía alimentaria, eventos culturales, etc. Les pedimos que registren estas acciones enviándonos información sobre ellas para que de esta manera podamos visibilizar esta gran jornada mundial de lucha. Publicaremos un mapa de acciones en todo el mundo en www.viacampesina.org

Globalicemos la lucha! Globalicemos la Esperanza!

§ Vean aquí VIDEO: Llamado Comité Internacional de Coordinación de la Vía Campesina por Jornada Mundial de Luchas Campesinas- 17 de Abril

§ Vean también VIDEO: Movilización en Defensa de la Semillas Campesinas realizado por la Coordinación Europea - Vía Campesina

§ Vía Campesina TV: Envíanos fotos,afiches, audios y  vídeos de las luchas campesinas en sus territorios o de las acciones que hagan el 17 de Abril a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

§ Sus comunicados, declaraciones, artículos y acciones para que sean publicados en nuestra web www.viacampesina.org enviar a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

§ Suscríbete a nuestra lista de correo especial, enviando un mensaje en blanco a  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

§ Participa en nuestro evento en Facebook

.

{image}http://fensuagro.org/images/stories/wantto.jpg{/image}

Nota de prensa de los Movimientos Sociales para una Asia Alternativa (SMAA), Gerak Lawan y La Vía Campesina

 

(Bali, 7 de diciembre de 2013) La IX Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que se prolongó hasta el día 7 de diciembre, dio luz verde al Paquete de Bali en el último momento en detrimento de los países en vías de desarrollo, los pobres y las víctimas del hambre.

Facilitar los intercambios comerciales a las multinacionales

Aclamado como una victoria por parte de la OMC por desbloquear unas negociaciones en punto muerto, el Paquete de Bali ofrece un acuerdo jurídicamente vinculante sobre la facilitación de los intercambios comerciales que saldrá caro a los países en vías de desarrollo y garantiza un acceso y beneficios más fáciles a las empresas multinacionales. La facilitación de los intercambios comerciales, o la disminución de procedimientos arancelarios y fronteras, favorece clara y exclusivamente a las multinacionales que ya tienen el control de las exportaciones e importaciones. Tal y como demuestra el Informe sobre el Comercio Mundial de 2013, "el 80% de las exportaciones de los Estados Unidos son gestionadas por el 1% de los grandes exportadores; el 85% de las exportaciones europeas están en manos del 10% de los grandes exportadores y el 81% de las exportaciones se concentra en las 5 principales empresas exportadoras en países en vías de desarrollo".

Además, hay que tener en cuenta la vertiente hipócrita de este acuerdo para la facilitación de los intercambios comerciales, que abrirá las fronteras en todos los Estados miembros salvo Cuba, ya que no anula el bloqueo que Estados Unidos lleva ejerciendo sobre Cuba desde hace 60 años. La referencia al principio de no discriminación del Artículo V del GATT 1994 es pura retórica, dado que se menciona en la Declaración y no en el texto del Acuerdo para la facilitación de los intercambios comerciales.

Una cláusula de paz que pone en peligro el derecho a la alimentación

Los países en vías de desarrollo no han recibido nada a cambio de este acuerdo para la facilitación de los intercambios comerciales, un acuerdo que les es perjudicial y que tiene carácter jurídicamente vinculante.

§ El texto contiene una cláusula de paz muy negativa que infringe el derecho a la alimentación y pone en peligro el derecho a la soberanía alimentaria, dado que establece una serie de restricciones sobre la capacidad de los países en vías de desarrollo para brindar apoyo a sus pequeños agricultores y a la población más pobre.

§ La cláusula de paz solamente es aplicable a los programas de seguridad alimentaria de reservas públicas que superen la Medida Global de la Ayuda (MGA) o de minimis en la fecha de la decisión. Esto supone que solamente India puede acogerse a la cláusula y que no se permitirán otros programas de seguridad alimentaria en países en vías de desarrollo.

§ Existe una promesa de encontrar una solución permanente, si bien sujeta a futuras negociaciones durante los próximos 4 años. Falta concretar de qué tipo de solución permanente se tratará.

§ Y lo que es más importante, los países en vías de desarrollo tendrán que aceptar su culpa por infracción de las normas de la OMC antes de querer acogerse a la cláusula de paz.

Finalmente, la cláusula de paz carece de sentido alguno, básicamente porque ningún país debería tener que suplicar el derecho de garantizar el derecho a la alimentación. En realidad, ni la alimentación ni la agricultura deberían formar parte de la OMC.

Antiguas promesas incumplidas y fracasadas

El tema de los subsidios de exportación sigue siendo una promesa. En la Declaración Ministerial de Hong Kong ya se prometió la supresión en 2013 todos los subsidios a las exportaciones. Actualmente, en el Paquete de Bali volvemos a encontrarnos con una mera promesa retórica, consistente en que "la competencia en materia de exportaciones sigue siendo una prioridad para el programa de trabajo posterior a Bali".

En cuanto al tema del algodón, que los países africanos llevan mucho tiempo reivindicando, la promesa contenida en la Declaración Ministerial de Hong Kong jamás se ha implementado. Hoy, el Paquete de Bali promete mantener "debates dedicados a este tema" con posterioridad a Bali.

El Paquete de Bali contiene un Paquete para los Países Menos Desarrollados (PMD), pero no prevé nada sustancial o relevante. El tratamiento especial y diferencial y el mecanismo de seguimiento son antiguas promesas sin cumplir que hoy en día siguen siendo meras declaraciones.

En resumen, el Paquete de Bali ofrece un texto jurídicamente vinculante sobre la facilitación de los intercambios comerciales, un cláusula de paz muy negativa sobre la seguridad alimentaria que pone en peligro nuestro derecho a la soberanía alimentaria, declaraciones y promesas vacías en relación con las peticiones que los países en vías de desarrollo llevan tiempo reivindicando en materia de subsidios de exportaciones, algodón y los problemas de los PMD.

Pedimos el fin de la OMC y exigimos justicia económica

La OMC ha vuelto a demostrar que es una organización para los países desarrollados y las multinacionales, que impulsa normas de libre comercio que solo favorecen a los ricos e incluso concentran aún más la riqueza en menos manos. Hasta la fecha, la organización no ha llevado el desarrollo a la gente, ni lo hará en el futuro.

La OMC es una institución fracasada y sin legitimización que está intentando revivir desesperadamente con el Paquete de Bali, a expensas de la soberanía alimentaria, los medios de subsistencia, el empleo y el futuro de las personas.

Reiteramos nuestra petición para la finalización de la OMC y la tiranía del régimen de libre comercio. Doblamos nuestros esfuerzos luchando contra el sistema e impulsando alternativas para los pueblos. Continuaremos con nuestra lucha para lograr un mundo sin la OMC y los acuerdos de libre de comercio y gozar, en su lugar, de una economía para la vida.

Para más información, podéis contactar con:

1. Ashlesha Khadse: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., +6287862889114 (Nusa Dua) (inglés, español, hindi)

2. Mohammed Ikhwan: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., +62 819 32099596 (Denpasar) (inglés, indonesio)

3. Andre Abeng: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., +62 852 870 32176 (Denpasar) (indonesio)

Miembros de Gerak Lawan: (Gerakan Rakyat Lawan Neokolonialisme-Imperialisme)

Indonesia for Global Justice (IGJ) - Bina Desa - Serikat Petani Indonesia (SPI) - Solidaritas Perempuan (SP) - Aliansi Petani Indonesia (API) - Indonesian Human Right Committee for Social Justice (IHCS) - Komisi untuk Orang Hilang dan Korban Kekerasan (KONTRAS) - Climate Society Forum (CSF) - Koalisi Anti Utang (KAU) - Koalisi Rakyat untuk Keadilan Perikanan (KIARA) - Institut Hijau Indonesia (IHI) - Lingkar Madani untuk Indonesia (LIMA) - Jaringan Advokasi Tambang (JATAM) - Aliansi Jurnalis Independen (AJI Jakarta) - Front Perjuangan Pemuda Indonesia (FPPI) - Lingkar Studi-Aksi untuk Demokrasi Indonesia (LS-ADI) - Serikat Nelayan Indonesia (SNI) - Kesatuan Nelayan Tradisional Indonesia (KNTI) - Serikat Buruh Indonesia (SBI) - Asosiasi Pendamping Perempuan Usaha Kecil (ASPPUK) - Perhimpunan Bantuan Hukum dan Hak Asasi Manusia Indonesia (PBHI) - Universitas Al-Azhar Indonesia (Dosen Hubungan Internasional) - Asosiasi Ekonomi-Politik Indonesia (AEPI) - Koalisi Rakyat untuk Hak Atas Air (KRuHA) - Aliansi Pemuda Pekerja Indonesia (APPI) - Migrant Care

Organizadores de Movimientos Sociales para una Asia Alternativa:

Alliance of Progressive Labor, Philippines, All Nepal's Peasants' Federation, Assembly of the Poor, Thailand, ATTAC Japan, Bangladesh Krishok Federation, Bangladesh Kishani Sabha, Bhartiya Kisan Union, India, Coalition Against Trafficking of Women (CATW-AP), Focus on the Global South, FTA Watch Thailand, Hong Kong Confederation of Trade Unions (HKCTU), Indonesia for Global Justice, Indonesian Political Economy Association (AEPI), Koalisi Anti Utang (KAU), Indonesia, Jubilee South-Asia Pacific Movement on Debt and Development, Karnataka Rajya Raitha Sangha, Karnataka, India, Kerela Coconut Farmers Association, Kerela, India, Korean Confederation of Trade Unions (KCTU), La Via Campesina, Migrant Forum in Asia, MONLAR, Sri Lanka, Northern Peasants Federation, Thailand, NOUMINREN, Japan, Peoples Coalition for the Right to Water, Indonesia (KRuHA), Serikat Petani Indonesia (SPI), South Indian Coordination Committee of Farmers Movements (SICCFM), World March of Women-Philippines

Aliados de la coalición ENDWTO:

FairWatch Italy, ATTAC France, SENTRO-Philippines, Ecologistas en Accion, Spain, World Development Movement, Transnational Institute, Polaris Institute, Freedom from Debt Coalition Philippines, People's Action for Change Cambodia, War on Want, Alternative Development Information Centre South Africa, Grassroots Global Justice Alliance, Popular Resistance, Sumpay Mindanao, Kilusang Maralita sa Kanayunan (KILOS KA), Migrants Rights International


 

Lean y compartan el Llamamiento de Yakarta!

.

´{image}http://fensuagro.org/images/stories/via-2.gif{/image}

Comunicado de Prensa MNCI

Por todos conocida es la situación actual, el modelo de Agricultura industrial estructurado bajo el control del capital financiero pugna por subordinar la producción mundial de alimentos, destruyendo mercados locales, sistemas de producción campesino indígenas y ecosistemas naturales. Su objetivo aumentar sus enormes tasas de ganancias.


Un grupo de 10 de Corporaciones controlan la producción y comercialización mundial de agrotóxicos; Monsanto controla el 90% de semillas transgénicas y el 23% de las semillas a nivel global, solo 4 (ADM, Bunge, Cargill y Dreyfus) controlan el 90% del comercio global de granos.

En Argentina unas 28 corporaciones controlan más del 70 por ciento de la cadena agroalimentaria. La Mesa de Enlace hace tiempo se subordinó a estos grupos oligopólicos. Y es funcional a su estrategia. Difícil poder determinar las cifras exactas de las ganancias de estos grupos, pero se estima que en esa cadena logran una renta superior al 50%. Pero el problema va mas allá de los miles de millones de dólares que acaparan y se roban de nuestros países. La destrucción de las economías locales y regionales ha provocado que existan más de 1000 millones de hambrientos en el mundo. El mercado financiero que maneja la economía mundial no se mueve bajo ningún principio humanista. Las Corporaciones van contra la vida en todas sus dimensiones, incluida la democracia.


Hoy, hay un ataque despiadado al pueblo Argentino de parte de esta asociación espuria entre empresarios “nacionales” y corporaciones. Su poder les permite controlar las cadenas de valor y de esa manera provocar aumentos sostenidos de precios. Pero además, descaradamente “comunican” que van a “acopiar” los granos de exportación hasta que el gobierno haga lo que ellos pretenden: Ajuste o desestabilización.

Los trabajadores formales, intentaran dar la batalla en Paritarias, para que la devaluación e inflación no afecte sus salarios. Sin embargo los trabajadores informales, pequeños cuentapropistas, campesinos y agricultores familiares, cooperativas, así como las fabricas recuperadas, contamos con escasas herramientas, salvo el rescate con subsidios del estado. Peor es la situación de los desocupados.

En este escenario la democracia se ve amenazada, el capitalismo condiciona a una falsa democracia de libre mercado. Llegamos a un punto donde avanzamos o retrocedemos. Avanzar significa ir contra las corporaciones:
- Nacionalizar y estatizar el comercio Exterior

- Fortalecer y desarrollar la Agricultura Campesina indígena y familiar
- Desarrollar un Programa de abastecimiento de Alimentos estatal, apoyado en las organizaciones de la economía popular, para llegar con precios justos a productores y pobladores.

Incorporar la Función Social de la Propiedad en el código Civil.
-Recuperar la soberanía en la producción de insumos agrícolas,
Suspender las plantas de semillas transgénica de corporaciones transnacionales (como la de Monsanto en Malvinas Argentinas).
-Archivar el proyecto de Ley de privatización de las semillas (Ley Monsanto) y crear un programa de producción y distribución de semillas locales, en coordinación con INTA, organizaciones y cooperativas.

Además consideramos que es un tema que la CELAC debe abordar urgente, como línea de acción, para poder caminar hacia el desarrollo de una flota mercante latinoamericana que garantice el comercio regional sin la intermediación de las corporaciones que se apropian de renta latinoamericana. Un ejemplo es la venta de Maíz argentino a Venezuela, donde Cargill hace la intermediación, vendiendo a los venezolanos el maíz al doble del precio que nos paga a los argentinos.


Desde nuestro Movimiento, y confiamos en que gran parte del pueblo argentino, acompañaremos con firmeza al gobierno en esa dirección. Porque somos conscientes de que el tiempo es de definiciones: Democracia o Corporaciones. Y señalamos que No vamos a permitir que el Ajuste, en el marco de la crisis internacional, lo volvamos a pagar los sectores populares.

Movimiento Nacional Campesino Indígena – MNCI

CLOC Vía Campesina Argentina

Contactos:
0261 15 6515062 / 03844 15 408668

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
facebook: Movimiento Nacional Campesino Indígena MNCI

 

.

{image}http://fensuagro.org/images/stories/cocaancestral.jpg{/image}

Por: Fernanda Sánchez Jaramillo

Entrevista a Fabiola Piñacué, indígena mujer, politóloga, magíster en geografía, Empresaria de Coca Nasa FSJ: En la Habana en sí no está discutiendo el punto de Las "ilícitas DROGAS".El Gobierno ha DICHO Que No discute Asuntos Indígenas Con las Farc. ¿Han Sido INVITADOS un discutir sos Perspectivas en el transcurso de los Diálogos de Paz?

 

.
Leer más...

Más artículos...