24
Lun, Abr
0 New Articles

La "lindeza" de TLC

Economía

{image}http://fensuagro.org/images/stories/ilustracion-tlc-colombo-usa.jpg{/image}
El vergonzoso TLC con USA/imperialista que hoy se inicia con bombos y platillos de la burguesía cipaya, no se satisface con quitarle a nuestra Nación cualquier espacio de desarrollo industrial hacia adelante. No se alegrará con enterrar franjas completas de la producción agropecuaria y refundir en mayor miseria a los 2/3 de

.

l campesinado que ya viven en el hambre. Extenderá su mano siniestra sobre el espacio de valor que aún conservamos, admiración del resto de la humanidad: la biología diversa, soporte de la biotecnología. El monto de esta riqueza llegó en el año 2005 a los 850 mil millones de dólares. Mi pregunta es si recibieron la consignación o a qué Mmm. Los últimos tiempos muestran progresos descomunales en dicha tecnología de punta y una febril carrera de las grandes potencias económicas mundiales por apoderarse de sus fuentes nativas.

Con el TLC, Usa sale triunfante

Merced a la generosidad de los funcionarios colombianos, obsecuentes títeres, los gringos van a: 1) acceder con privilegio a la naturaleza biodiversa colombiana; 2) controlar valiosos patrimonios animales y vegetales, y 3) garantizarles precios de monopolio a las multinacionales farmacéuticas. Tal situación ocurrirá en razón de las patentes que aseguran la propiedad intelectual, es decir sus privilegios en investigación científica, en innovación y en las ventas de los productos.
Lo firmado en el TLC en lo referente a propiedad intelectual y patentes prende las alarmas sobre la propiedad futura de los recursos genéticos del país.
El TLC que hoy entra en vigencia, le da a los Estados unidos, aberrantes favores de exclusividad en el comercio de los fármacos, desde luego precios muchos más altos por la inexistencia de la competencia. De sobremesa, el TLC extendió la vigencia de patentes a los medicamentos de marca. Lo que en plata blanca es conceder más tiempo de monopolio a las gigantes de los fármacos, estableciendo más limitaciones a la producción de genéricos nacionales. Afectados, los colombianos, pues los "remedios" genéricos cuestan en promedio el 25% de los de marca.
Entristece la debilidad que ofrece Colombia frente a la resistencia de las naciones del G-20 —India y Brasil a la cabeza—, que desde 2003 se oponen a la iniciativa de aplicar a los medicamentos exclusividades de propiedad intelectual que sólo benefician a los países desarrollados.
Da rabia la viveza del exministro Diego Palacio (quien debería estar ya en La Modelo), que dio vía libre a los precios de los medicamentos, para que las farmacéuticas mundiales elevaran hasta en un 3.204%, como en el caso del Interferón B1-B, o del Rituximab, que aquí vale 3.500 dólares y en Europa 278. Lo peor, el personaje Palacios mencionado dio a sus anchas y por anticipado las aberrantes gabelas del TLC/USA. Regalos que responden en gran medida al descomunal colapso del sistema de salud que ya nadie puede desconocer y exige una sonora indignación nacional con protestas, cabildos y manifestaciones.
La biotecnología debería ser nuestra última esperanza para producir bienes de alto valor agregado y competir desde nuestra potente riqueza biológica. Pero con la condición de que enfrentemos el oligopolio del sector, el régimen de patentes que impera, los vacíos normativos, la biopiratería imperialista. Y la vil y descomunal amenaza contra la propiedad de nuestros recursos genéticos.